mayo 26, 2024
El tiempo
Política

Marea Blanca Écija moviliza dos autobuses para la manifestación por la sanidad en Sevilla

La plataforma en defensa de la sanidad pública de Écija, Marea Blanca Ecijana, ha fletado dos autobuses para la manifestación que se celebra este domingo, 7 de abril, en Sevilla y en todas las capitales andaluzas, “para mostrar el rechazo a la situación actual de la sanidad y exigir soluciones a la Junta de Andalucía”.

Los autobuses han sido costeados con aportaciones de las personas que acuden a la manifestación, que han pagado ocho euros por persona, ya que Marea Blanca Ecijana carece de fondos propios con que pagar sus acciones.

Con la concentración de hoy, la plataforma ciudadana denuncia, entre otras cuestiones, “el deterioro de la sanidad pública”, con una Atención Primaria colapsada y listas de espera “de más de dos semanas para lograr cita con el médico de familia”, con el especialista y para operaciones quirúrgicas, “y la apuesta del Gobierno andaluz por la sanidad privada, con la que está suscribiendo acuerdos millonarios”.

“En el Área Sanitaria de Osuna, la situación es especialmente crítica por la falta de médicos de familia” y el Hospital de Écija, “que debería ser un centro de referencia para la comarca, está sufriendo como nunca la reducción de los servicios médicos que prestaba”, con falta de personal médico que afecta “de forma negativa a la atención médica que se presta a las personas”, dice Marea Blanca.

La plataforma ciudadana recuerda que en Écija se han cerrado las Urgencias de Traumatología, las consultas de Dermatología y faltan pediatras y oftalmólogos. “Hay retrasos de meses en las pruebas diagnósticas y en las intervenciones quirúrgicas; poca operatividad de los quirófanos y, con ello, continuas derivaciones de pacientes a Osuna, cuyo hospital está ya de por sí sobrecargado”.

“La integración del Hospital de Écija en el Área Sanitaria de Osuna no ha servido para mejorar la atención sanitaria, como prometía la Junta de Andalucía”, asegura Marea Blanca Ecijana, que opina que esa medida, en vigor desde enero de 2022, “ha supuesto un gran empeoramiento de la misma y no podemos permitir que se siga deteriorando un derecho fundamental de la gente”.