febrero 26, 2024
El tiempo
Sociedad

Registran 3 domicilios de Écija en una operación contra el tráfico ilegal de tabaco y medicamentos

Funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera, con la colaboración de la Policía Nacional, han desmantelado una organización criminal dedicada al envío de picadura de tabaco de contrabando y de medicamentos y sustancias prohibidas a través de Internet, que contaban con la participación de una empresa de paquetería y mensajería de Benalmádena (Málaga).

Nueve personas han sido detenidas por presuntos delitos contra la salud pública, contrabando, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, han indicado en un comunicado, en el que se señala que en Écija se llevaron a cabo tres registros domiciliarios relacionados con esta operación.

En los registros domiciliarios se han encontrado 200.000 euros en efectivo, propiedad de la organización, que estaban a la espera de ser introducidos en el circuito legal del dinero a través de distintas operaciones de blanqueo de capitales. Tanto los detenidos, como los efectos y el dinero intervenidos, han quedado a disposición judicial.

Las investigaciones se iniciaron en 2022, al detectarse en distintas provincias un elevado número de paquetes de picadura de tabaco de contrabando, así como de anabolizantes y otras sustancias vigorizantes, que habían sido enviados desde agencias de transporte de la provincia de Málaga.

Durante el tiempo que han durado las investigaciones, se han aprehendido 1.400 kilos de picadura de tabaco de contrabando en diversas actuaciones, valorada en 224.000 euros, además de unas 1.000 pastillas de anabolizantes y vigorizantes sexuales, y se ha procedido a la intervención de un vehículo utilizado para transportar los paquetes preparados para ser enviados.

Tres personas fueron detenidas al ser descubiertas por delito de contrabando de forma flagrante, descubriéndose el almacén donde se guardaba la picadura de tabaco y se preparaba para el envío a través de la empresa de mensajería.

La organización desmantelada operaba en las provincias de Málaga y Sevilla y, en poco más de un año y medio habría realizado, al menos, 8.000 envíos con un total de 23.000 kilos de picadura de tabaco, a través de la misma agencia de paquetería y mensajería, por los que habría percibido aproximadamente 580.000 euros de beneficio.

En relación con los medicamentos que se ofertaban, todos ellos estaban relacionados con la disfunción eréctil. No cumplían los controles establecidos ni se habían sometido a unos controles de calidad suficientes para ser consumidos por los usuarios. Su tráfico y su comercialización son ilegales al no estar garantizado ni su composición, ni sus efectos.