diciembre 10, 2023
El tiempo
Cultura

Victoria Arenal expone sus ‘Tocados efímeros’ en Écija

El Museo Histórico Municipal de Écija presenta una exposición artística verdaderamente singular: tocados femeninos en soportes de inspiración escultórica arqueológica. Sus obras dialogarán con algunas piezas arqueológicas selectas de la colección del Museo especialmente relacionadas con el mundo femenino.

Se trata de la muestra ‘Tocados efímeros’, de Victoria Arenal, licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid y en Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Madrid. Ha presentado numerosas exposiciones de pintura desde 1985, y recibido varios premios. Ha sido también redactora de Arte en la revista JANO, Medicina y Humanidades.

La serie ‘Tocados efímeros’ surgió durante una estancia en Ibiza. En palabras de la artista, “la belleza de la luz y el color de la Naturaleza fomentaron el deseo de plasmar la estructura floral más allá de la pintura, y la necesidad de recurrir a las tres dimensiones. Cambié a materiales etéreos y femeninos que permitían crear volumen con color (crin, velos, tul, lentejuelas, plumas…), creando composiciones equilibradas que forman esculturas efímeras y utilitarias, y ensalzan el mundo femenino: su elegancia, su sensibilidad, su belleza, sus tradiciones de aguja e hilo y su mundo de fantasía”.

Los tocados de Victoria Arenal han sido, de hecho, lucidos fuera del entorno de una exposición de arte. “Cuando la sociedad se vulgariza, la necesidad de sofisticación aumenta. Cuando casi todos los objetos se hacen en serie, lo único y manual crece en valor. Ningún tocado es igual a otro, ya que la creatividad fomenta la exclusividad”, dice la artista, que añade que “cuando una mujer desea lucir una de mis creaciones, necesito observar su cara, su pelo, su estructura ósea y el atuendo que acompañará al tocado para elegir materiales y color. Una creación para un fin”.

Los expositores para tocados que presenta Arenal en esta muestra están específicamente pensados para su lugar expositivo: un espacio como el Museo Municipal de Écija y su entorno inspiraron a la artista en la búsqueda de “algo arqueológico”. Y qué mejor opción que antiguas mujeres que ya lucían sus propios tocados: “Sólo tenía que sustituir los suyos por los míos, uniendo pasado y presente. Ver a la Dama de Elche sin sus enormes rodetes, tocada con color y actualizada al siglo XXI, hace que la percibamos como una mujer de cualquier época”.