mayo 24, 2024
El tiempo
Sociedad

Procesado un empresario que falsificó la firma de un trabajador accidentado

El Juzgado de Instrucción número nueve de Sevilla ha resuelto continuar por el trámite del procedimiento abreviado las diligencias contra un empresario, por un accidente laboral derivado de la caída de un operario en las obras de un edificio, extremo tras el cual su empresa aportó supuestamente a la investigación documentos firmados por el trabajador accidentado, “que no responden a la realidad y cuyas firmas podrían haber sido extendidas por un tercero a instancias” de la entidad.

En el auto, emitido el pasado 23 de septiembre y recogido por Europa Press, el juzgado determina que los hechos investigados ocurrieron en 2021 en una obra en una calle de Sevilla capital, donde un trabajador, vecino de Écija, representado en este procedimiento por el abogado Fernando Osuna, sufrió una caída hacia la planta inferior del edificio, al carecer el lugar desde el que se precipitó de barandilla de sujeción y no estar él asegurado con línea de vida.

A consecuencia de la caída, el operario sufrió traumatismo craneoencefálico, fractura de cadera, fracturas faciales y del fémur derecho, entre otros aspectos. Según el Juzgado, la empresa “no había adoptado las medidas necesarias” en materia de seguridad, incumpliendo el plan de seguridad y salud de la obra y no controlando la aplicación del mismo, además de que al operario accidentado no se le había proporcionado “información suficiente” en la materia y se le había encomendado una tarea para la cual carecía de experiencia, siempre presuntamente.

Además, la investigación ha revelado “documentos aportados por la empresa y firmados por el trabajador accidentado, que no responden a la realidad y cuyas firmas podrían haber sido extendidas por un tercero a instancias” de la entidad, según el auto.

El Juzgado achaca al empresario investigado presuntos delitos de lesiones imprudentes y contra los derechos de los trabajadores. Según el letrado Fernando Osuna, “la entidad investigada, con mala intención y para librarse de responsabilidades, aportó documentación” sobre aspectos como la “entrega de equipos de protección individual”, pretendidamente firmada por el trabajador lesionado, “pero que no es su grafía o rúbrica, sino la de otra persona y que no responde a la realidad, pues esos documentos en ningún momento fueron firmados por el accidentado, habiendo sido realizadas por un tercero en beneficio del investigado”.