febrero 24, 2024
El tiempo
Política

Vecinos y vecinas de ‘Pinichi’ reclaman a AquaCampiña que repare sus conducciones de agua

Una treintena de vecinos y vecinas de la barriada San Francisco de Écija, conocida popularmente como las ‘Casitas de Pinichi’, han requerido a la empresa responsable del suministro de agua potable, AquaCampiña, la sustitución de las acometidas de agua de la red general a sus viviendas, en mal estado debido a su antigüedad.

Es algo que estos vecinos vienen reclamando desde el pasado mes de septiembre. Se acogen al Reglamento del Suministro Domiciliario de Agua de la Junta de Andalucía, y cuentan con el respaldo y el asesoramiento legal de los Grupos municipales de IU y Podemos Écija.

En un escrito registrado en las oficinas de la empresa responsable del abastecimiento de agua potable, las personas afectadas dan un plazo de quince días a AquaCampiña para contestar a su petición, tras el cual procederán a “formular denuncias ante las administraciones públicas competentes en el suministro de agua potable y acciones legales en defensa de sus derechos e intereses”.

Eligio García, concejal de IU, afirma que “esta situación no es responsabilidad de los vecinos y la conservación de las instalaciones corresponde a AquaCampiña”, a la que exigen que “de forma inmediata procedan a sustituir las acometidas y otros elementos de las instalaciones del suministro de agua potable desde la red general hasta sus casas”, que corresponde acometer a la empresa.

La petición registrada abre la vía administrativa, pero ni los vecinos ni IU y Podemos descartan otras. “Era el primer paso porque la vía política está más que abierta”, sostiene el portavoz de Podemos Écija, Mario Perea, que pide “esperar el recorrido administrativo y, si no, seguiremos peleando por la vía jurídica si fuera necesario, porque, ¿qué pasa con los vecinos que tienen problemas y no pueden pagar el arreglo de las acometidas? ¿Los dejamos abandonados?”, critica.

Vecinos y vecinas de ‘Pinichi’ vienen denunciando desde hace meses cortes de suministro de agua potable por culpa del mal estado de la red. El vecindario se ve obligado a pagar las averías y roturas de las conducciones, algo que, en muchos casos, no pueden asumir por no tener medios económicos.