marzo 3, 2024
El tiempo
Política

Empieza la tercera fase de remodelación de la calle Emilio Castelar

Este lunes arrancan las obras de remodelación del tercer tramo de la calle Emilio Castelar, incluidas en el Plan de Fomento del Empleo Agrario (Pfoea) de 2022/2023. Según el Ayuntamiento de Écija, durarán unos cinco meses y permitirán rediseñar el tramo que va desde la portada del Palacio de Peñaflor hasta el entronque con la calle General Weyler.

Este es el primero de los diez proyectos del Pfoea que tiene previsto llevar a cabo el Ayuntamiento de Écija. La calle Emilio Castelar, “céntrica y muy turística”, dice el concejal de Infraestructuras, José Luis Ruperti, ya ha sido objeto de dos actuaciones previas. La primera rehabilitó el tramo de la Avenida Miguel de Cervantes hasta Jesús Sin Soga; y la segunda, hace dos años, hizo lo propio con el tramo desde Sin Soga hasta la portada del Palacio de Peñaflor.

“Esta tercera fase va a permitir arreglar prácticamente lo que queda de esta calle”, señala Ruperti, “con el mismo tratamiento que en las dos fases anteriores, es decir: llevar la calle a plataforma única y ordenar aparcamientos. Sí tendremos en cuenta que nos encontramos tres palacios y una barrera privada en los que vamos a hacer un tratamiento diferente”.

Así, frente al Palacio de Valdehermoso se dará continuidad con piedra jabaluna a la barrera privada frente a la portada. Igualmente, la fachada de la casa palacio de Fernández Golfín se verá realzada con una solería de piedra caliza en color blanco crema. Por último, frente al Palacio de Alcántara se dispondrá una alfombra de piedra al estilo de la realizada en su día en el Palacio de Peñaflor.

En la barrera privada que existe en la calle Emilio Castelar también se va a intervenir – con permiso de sus propietarios – para colocar un empedrado nuevo, en cuadrícula y con un acerado perimetral y vegetación.

El periodo de ejecución de la obra es de cinco meses, aunque el consistorio asegura que intentará “acelerar en lo posible la marcha de las obras”. El presupuesto es de 525.000 euros, de los que 305.000 se invierten en mano de obra y el resto en materiales. Con ese presupuesto, el Ayuntamiento de Écija espera dar alrededor de 3.500 peonadas del régimen agrícola y firmar 176 contratos.

La calle Emilio Castelar es una arteria principal de salida del casco histórico, por lo que esta obra va a tener consecuencias para el tráfico. Según el Ayuntamiento ecijano, el cruce con calle Cadenas y Arcipreste Aparicio (a la altura de la oficina de Correos) permanecerá abierto, “permitiendo la reconducción de los vehículos por la zona de San Gil (Cadenas, San Antonio, etc.) hacia la zona de las calles Puente y Merced. Por su parte, los residentes en la calle Juan de Angulo y los usuarios del conservatorio de música Fray Juan Bermudo podrán acceder desde calle Aguabajo, Pacheco y Plaza de San Juan y salir en la dirección contraria o por Arcipreste Aparicio.