diciembre 8, 2022
El tiempo
Sociedad

¿Dinero urgente? Conoce si es buena idea pedir préstamos rápidos

Cada vez más, los préstamos rápidos se hacen hueco en los hogares españoles. Es muy sencillo solicitar uno de estos créditos, que permiten obtener dinero en cuestión de minutos y sin demasiados requisitos.

Pero poder obtener los préstamos rápidos puede venir de la mano de consecuencias muy importantes. ¿Realmente son la mejor opción para ti? ¿Qué problemas te pueden acarrear? Presta atención pues vamos a explicarte las ventajas y los inconvenientes que tienen este tipo de préstamos.

Ventajas de los préstamos rápidos

No podemos negar que, a pesar de tener una fama terrible, estos préstamos que llegan en cuestión de un abrir y cerrar de ojos tienen unas cuantas ventajas que hay que tener en cuenta (y son el motivo por el cual parecen tan atractivos para muchos)

  • El dinero llega a nuestra cuenta en cuestión de minutos, en un par de horas como mucho, lo que los hace ideales para poder cubrir gastos de última hora que no pueden demorarse.
  • No es necesario hacer ningún tipo de papeleo, ni contar con avales. Sólo tienes que indicar tu información personal.
  • Algunas entidades ofrecen un primer préstamo completamente libre de comisiones, por lo que es “gratis”.
  • Hay una gran flexibilidad en las cuotas. Dentro de los requisitos de cada proveedor, se pueden escoger las semanas en las que se devolverán y las cuotas que se quieren pagar.

Como puedes ver, muchas personas que necesitan dinero urgentemente están encandiladas por las promesas de estos proveedores de crédito.

Los muchos contras de los préstamos rápidos

Después de los beneficios que tiene el solicitar estos préstamos, hay que tener muy en cuenta todos los aspectos negativos que te puedes encontrar.

Estos recalan especialmente cuando hay problemas a la hora de pagar el préstamo, y se hacen mucho más molestos con el paso del tiempo.

  • Para comenzar, las comisiones que cobran estas entidades por los préstamos urgentes son elevadísimas. Duplican y triplican las de un préstamo tradicional.
  • Corres el riesgo de que seas inscrito en ASNEF, la mayor lista de morosos de España, si no cumples con los plazos de crédito.
  • Debido a las altas comisiones muchas personas no pueden hacer frente a los pagos a tiempo, y terminan endeudándose más.
  • Cobran altísimas comisiones por demora en los pagos.

Aunque son una herramienta útil, todo lo malo comienza cuando no se puede hacer frente a los pagos. Desde entrar en la lista de morosos (que evitará que puedas acceder a créditos, hipotecas y servicios en el futuro) hasta tener que pagar grandes penalizaciones a la empresa.

Si lo necesitas, elige el mejor préstamo rápido para ti

Los préstamos rápidos son algo a evitar, siempre y cuando se cuente con alguna alternativa.

Lamentablemente no todas las personas pueden huir de ellos, y cuando se necesita dinero rápido es una de las mejores formas de obtener liquidez. Además, cuando se conocen los riesgos y se saben al detalle las condiciones, es sencillo llevar un control y poder obtener el dinero sin correr grandes riesgos.

Antes de solicitar un préstamo urgente a una de estas entidades, lo mejor que puedes hacer es utilizar un comparador de préstamos.

Estas herramientas permiten comparar todas las condiciones que ofrecen los proveedores para poder obtener el dinero. Por ejemplo, las cantidades máximas que se pueden solicitar, la Tasa Anual Efectiva (TAE), TIN, el plazo máximo en el que se puede devolver el dinero, las cuotas a pagar, y demás.

Toda esta información es fundamental para poder planificar cómo se devolverá el préstamo, y si realmente se cuenta con la capacidad de poder devolverlo.

Si no sabes dónde encontrar toda esta información a la hora de comparar los distintos créditos disponibles, puedes hacerlo en El Economista, y así informarte bien antes de pasar los próximos meses haciendo frente a un préstamo que posiblemente no puedas pagar.

Compara siempre las distintas opciones y escoge la que más se adapte a ti, tanto por comisiones como por la cantidad de dinero a solicitar.

Nunca pidas un préstamo por encima de tus capacidades. Si es algo para salir del paso, asegúrate de que es el monto justo, para evitar pagar comisiones por un dinero al que no le vas a dar uso realmente.

 

Foto: Imagen de Nattanan Kanchanaprat en Pixabay