mayo 23, 2022
El tiempo
Política

La empresa responsable de las piscinas quiere abrir la de verano en temporada estival

La empresa Areafit, adjudicataria de la gestión y remodelación de las piscinas de La Alcarrachela avanza que cumplirá los plazos de apertura estimados. En concreto, quiere abrir la piscina de verano en temporada estival mientras realiza un profundo cambio en el centro deportivo de la piscina cubierta

La adjudicataria ha abierto las instalaciones a una visita institucional para mostrar el estado de las obras, centradas en la piscina de verano pero sin descuidar los plazos de obras de la piscina cubierta y las instalaciones deportivas anexas.

El objetivo es abrir la piscina de verano a tiempo para la campaña estival. Para esto, se están llevando a cabo trabajos en la playa de acceso al vaso y en la zona verde exterior. El resto de instalaciones se adecuará para su uso durante el verano y, una vez pase la campaña, se acometerá un proyecto más ambicioso con una transformación importante del vaso de la piscina, que se dividirá en dos áreas diferentes: por un lado, una zona de nado en la que se podrán seguir llevando a cabo pruebas y competiciones oficiales, y por otro una zona de playa que se construirá pensando en un público más familiar.

Además, Areafit mantendrá la piscina de chapoteo para los más pequeños y remodelará por completo vestuarios y zona de restaurante, que explotará con la idea de crear “un espacio de restauración que sea disfrutable todo el año y en el que se puedan celebrar eventos”.

Las obras, con un presupuesto que supera los dos millones de euros, además de para adecentar el complejo deportivo están sirviendo para la ampliación de las instalaciones. El gerente de Areafit, Sebastián Domínguez, apunta que su gestión se centra “en la experiencia del usuario. Una de las cosas más importantes que veíamos es que necesitamos aprovechar todos y cada uno de los espacios”.

“Le hemos dado una distribución totalmente distinta y aprovechado hasta el último milímetro que hay en el centro”, enfatiza Domínguez. Así, en la misma entrada al complejo deportivo se han ganado metros hasta la calle, para habilitar una recepción. La que venía siendo zona de vestuarios será a partir de ahora zona de espacio deportivo, con maquinaria y servicios de última tecnología, según la empresa. Los vasos de la piscina se mantendrán en el mismo lugar, mientras que la zona de vestuarios se trasladará a la izquierda de los mismos, recuperando zonas sin uso hasta ahora.

La planta sótano se reconstruirá de manera que se use también como zona deportiva, reorganizando espacios y con nuevos accesos, mientras que en la planta superior está previsto cubrir la actual terraza para aprovecharla como zona deportiva, ganando metros en espacios hasta ahora sin uso. En la zona cercana a las pistas de pádel se construirá un nuevo edificio destinado a la práctica de crossfit.

El gerente de la adjudicataria del complejo de piscinas de La Alcarrachela vaticina que “el centro deportivo se va a convertir cuando esté acabado en uno de los diez más grandes de España”.