abril 11, 2021
El tiempo
Política

Adelante pide apostar por la gestión pública del agua tras lo sucedido en Écija y La Luisiana

El parlamentario de Adelante Andalucía por la provincia de Sevilla Ismael Sánchez ha cuestionado este sábado “el modelo de colaboración público-privada que defiende el gobierno de la Junta de Andalucía” para la gestión del agua, frente al que ha apostado por que ésta sea íntegramente pública, y ello tras lo sucedido en Écija, La Luisiana y Marchena, tres municipios en los que la Consejería de Salud y Familias ha declarado no apta para el consumo humano el agua tras confirmarse una concentración de benceno superior a los límites normativos permitidos.

En un comunicado, el diputado de Adelante ha sostenido que dicho “modelo de colaboración público-privada dificulta la resolución de problemas respecto al suministro y calidad del agua, como se está viendo” en dichos municipios sevillanos.

En esa línea, Ismael Sánchez ha defendido que “es necesario un cambio de enfoque de la política de aguas”, y exige “una revisión del modelo de gobernanza, tal y como viene solicitando la Red por la Nueva Cultura del Agua y la fundación que también lleva este nombre”.

Tal y como solicita esta Red, “hay que pasar de una visión del agua como factor productivo, con la consiguiente política de oferta al servicio de determinados grupos de usuarios, a un enfoque de protección de un patrimonio común y uso condicionado a la sostenibilidad, y esto debería haber ido acompañado de una reforma en profundidad del diseño institucional de la gestión del agua, algo que no se ha producido”, afirma el diputado.

El parlamentario asegura compartir la “preocupación” de su organización por la situación en la que se encuentran vecinos de las localidades afectadas por la declaración de agua no potable, y mantiene que “se hace urgente debatir el modelo de gestión del agua”.