septiembre 20, 2021
El tiempo
Política

Un reactivo contaminado ha causado el problema de suministro en el Plan Écija

Una partida de carbón activo, el reactivo que se usa en el proceso de tratamiento del agua para su depuración, es la causa de los niveles de benceno por encima de los límites normativos permitidos en el agua suministrada por el Consorcio de Aguas del Plan Écija, que ha provocado que la Junta de Andalucía restringiera su uso para el consumo humano.

El Consorcio de Aguas del Plan Écija localizó en la contaminación del suministro de este reactivo utilizado en el tratamiento de potabilización el núcleo del problema del agua de los municipios de Écija, Marchena y La Luisiana, que la Consejería de Salud y Familias ha declarado no apta para el consumo humano tras confirmarse una concentración de benceno superior a la permitida.

Inmediatamente se sustituyó esta partida por otra diferente limpia de benceno, según el Consorcio, que expone que, tras la detección del problema en recientes controles analíticos rutinarios, el reactivo contaminado dejó de dosificarse.

A partir de este momento, los niveles de benceno a la salida de tratamiento, según el Consorcio, cumplen con lo establecido por la legislación vigente, un hecho “confirmado mediante las analíticas efectuadas a la salida de tratamiento, por lo que se estima que en los próximos días la situación podrá volver a la normalidad en todo el sistema de aguas del Plan Écija”.

El alcalde de Écija, David García Ostos, afirma que “no hay restos de benceno” en el agua que sale de la estación de tratamiento del Plan Écija. “El nivel es cero, eso es lo que nos informan”, explica el primer edil, que apunta que “el Consorcio ha detectado el problema y lo ha solucionado. Ocurre que todavía puede haber restos de benceno en las tuberías”, explica, “parece una contradicción, pero conforme se vaya gastando esa agua, va a ir entrando en el sistema agua que no está contaminada”.

“Habrá que pedir responsabilidades a la empresa suministradora del reactivo”, enfatiza García Ostos, que afirma que el Ayuntamiento de Écija ha solicitado ya al Consorcio de Aguas que depuren responsabilidades. “Será cuando se restablezca la normalidad cuando se tenga que analizar qué ha ocurrido y por qué y actuar en consecuencia”, señala.

Por su parte, el Plan Écija expone que “considerando el escaso espacio de tiempo durante el que se han superado los niveles normativos, y teniendo en cuenta las recomendaciones de la OMS con respecto a este parámetro, se puede afirmar que no ha existido ni existe un riesgo cierto para la salud de la población”.