diciembre 7, 2019
El tiempo
Sociedad

Desmantelada una fábrica clandestina de tabaco de contrabando a nivel nacional

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a la picadura y distribución de tabaco de contrabando a nivel nacional y desmantelado un domicilio “convertido en una auténtica fábrica clandestina”, con una perfecta distribución de trabajo en cadena, donde se han incautado de 1.300 kilos de este tabaco. 

Según un comunicado policial, la operación, bautizada como ‘Veleta’, se inició cuando los investigadores tuvieron conocimiento de la existencia de una red de contrabando de tabaco, cuyos integrantes residentes en Écija habían trasladado la actividad delictiva a la localidad de La Carlota (Córdoba).

Por este motivo los agentes se desplazaron hasta allí y establecieron un dispositivo con el objeto de localizar a los autores y determinar el lugar concreto donde estaban realizando la actividad delictiva, que resultó ser “un domicilio convertido en centro de operaciones, donde diariamente acudía una furgoneta de reparto y recogía diferentes paquetes”.

La investigación culminó con la detención de cuatro personas y el registro domiciliario, donde los agentes encontraron la fábrica clandestina con un reparto del trabajo en cadena perfectamente organizado, destinando cada una de las habitaciones a una actividad concreta.

Así, en una de las habitaciones se disponían las cajas preparadas para ser enviadas a través de una empresa de paquetería. Aquí se encontraron hasta un total de 35 cajas conteniendo casi 130 kilos de tabaco picado, según la Policía, más otras tres cajas en el pasillo conteniendo cada una 200 kilos de tabaco picado en hoja.

Otra habitación estaba acondicionada para el empaquetado y embalado, donde se intervino más de 60 kilos de tabaco picado preparado para su embalaje (estaba distribuido en bolsas de un kilo) y repuestos de cuchillas para rodillos de picar tabaco, cientos de cajas de cartón plegadas, cintas de embalar, máquinas para envasar al vacío y rollos de plástico negro para envolver los paquetes de tabaco.

Se intervino una mochila fumigadora, máscaras con filtro de respiración, un motor para picar el tabaco y una báscula de pesaje, además de 49 bolsas de un kilo de picadura de tabaco y otros 200 kilos de tabaco en hoja preparado para su picado.

Los detenidos han pasado a disposición de la Autoridad Judicial.