septiembre 18, 2020
El tiempo
Política

CSIF acusa al Gobierno local de incumplir los compromisos firmados

La delegación de la CSIF en el Ayuntamiento de Écija acusa al Gobierno local (PSOE) de no cumplir los compromisos firmados con los sindicatos. Dice que los trabajadores funcionarios y laborales se sienten engañados y “de segunda”.

La CSIF apunta a la prórroga de los presupuestos municipales como ejemplo de que el equipo de gobierno “no ha negociado, en las fechas que estamos, una cosa impensable a estas alturas. Estamos funcionando con los presupuestos prorrogados del año pasado y la verdad es que no vemos voluntad ni señales de vida para negociar mejoras para los empleados públicos”, afirma el delegado sindical de CSIF en el Ayuntamiento de Écija, Andrés López.

“Al no haber presupuesto no podemos negociar mejoras sociales ni incluso la aplicación del as 35 horas y la reducción de jornada, que fue un compromiso particular del alcalde y de la delegada de Personal, Rosa Pardal”, explica el delegado de CSIF, que recuerda que “han dicho a boca llena que su prioridad era remar todos para recuperar los derechos perdidos”.

“La verdad es que nos sentimos engañados”, afirma López, “no cumplen lo que se han comprometido con los sindicatos. Hace falta una reestructuración en la plantilla y una valoración de puestos de trabajo para que cada uno cobre por lo que hace, se comprometieron a hacerlo, y consta en acta, a que iba a estar terminada en julio de 2017”.

“Esto suena a cachondeo”, se queja el representante sindical, que acusa al PSOE de “vender a bombo y platillo que iban a nombrar una comisión para realizar la valoración con personal interno del Ayuntamiento”, para el verano de 2017, sin que se haya llevado a cabo. “Y como eso todo”, añade.

López critica que el Gobierno local solamente muestra “voluntad hacia un tipo de trabajadores que ellos creen prioritarios; sin intervenir los sindicatos, a ciertos trabajadores van aprisa y corriendo a solucionarles los problemas”, mientras que “con otros trabajadores, hagamos lo que hagamos, no hay voluntad. Los funcionarios y laborales del Ayuntamiento, los que hemos entrado por oposición, nos sentimos ahora mismo trabajadores de segunda”, lamenta.