diciembre 9, 2019
El tiempo
Sociedad

Testigos confirman que el niño muerto en la montería no se salió del puesto

El menor de Écija fallecido de forma accidental de un disparo durante una montería el pasado mes de enero en una finca de Guillena no se salió del puesto en el que se encontraba junto a su abuelo y su padre. Lo han confirmado dos testigos presenciales de los hechos, cazadores que participaban de la cacería.

El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, encargado de la investigación de este suceso, ha tomado declaración entre otros al compañero del único investigado, L.A.G., un varón de nacionalidad argentina de unos 60 años de edad, en libertad provisional como presunto autor de un delito de homicidio imprudente.

También han prestado declaración cazadores que asistían a la finca La Lapa aquel día. Fuentes del caso señalan que dos de ellos han corroborado que el menor estaba “colocado en su puesto de forma correcta”, como concluía un informe del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de La Rinconada. Así, han asegurado que el niño no se movió del puesto, en el que se encontraba sentado en una silla.

También el compañero de puesto del acusado ha afirmado que L.A.G. disparó en dirección contraria al campo de tiro que tenía señalado y que estaba situado fuera del puesto. Este testigo apunta que entre los puestos de caza que ocupaba el investigado y el del niño fallecido existía un cerro, que impedía que un disparo pudiera alcanzar el puesto del pequeño de no ser que el mismo se efectuara desde fuera del puesto.

La instrucción del caso sigue este viernes con el testimonio del organizador de la montería; el postor, la persona responsable del cazador en su puesto; y los rehaleros, entre otros.