abril 20, 2019
El tiempo
Política

La Policía Municipal dice que los coches patrulla “piden la jubilación”

Uno de los coches patrulla de la Policía Local de Écija ha tenido que ser retirado por la grúa. Lo han revelado las secciones sindicales de CSI-F, Sppme y SIP-An en el Ayuntamiento de Écija, que ya venían denunciando mal estado en que se encuentran los vehículos del cuerpo municipal.

Señalan los sindicatos que el pasado jueves 7 de febrero uno de los coches patrulla tuvo que ser retirado de la vía pública por la grúa “y ha estado fuera de servicio durante todo el fin de semana”.

La situación es “lamentable y repetitiva”, para los sindicatos, que también apuntan que en la pasada cabalgata de Reyes Magos el servicio motorizado “tuvo que suspenderse con el desfile ya en la calle, pues el sistema de refrigeración de una de las motocicletas perdía agua”.

“Los vehículos policiales piden la jubilación forzosa”, según los sindicatos, que denuncian la falta de medios de la Policía Local, algo que supone “que los servicios no se puedan atender con seguridad para los agentes así como tampoco con un mínimo de garantías para la población”.

Esta falta de medios se traduce “en una falta de respeto por parte del equipo de gobierno hacia los ciudadanos de Écija, que cuando solicitan un servicio no se le puede atender con la urgencia y la rapidez que se merecen al no disponer de vehículos policiales en buen funcionamiento”, denuncian.

“Todo esto es fruto de la mala gestión del equipo de gobierno y de su responsable de Seguridad, el Sr. Rodríguez López”, señalan los sindicatos, que acusan a este de “mentir a toda la población” acerca de la dotación de vehículos para la Policía.

Los sindicatos también señalan al alcalde de Écija, David García Ostos (POSE), al que piden “responsabilidad política y capacidad de gestión y no palabras fáciles que originen falsas expectativas al colectivo policial, que día a día padece la falta de compromiso, la nula capacidad de organización del servicio que se tiene que prestar al ciudadano y todo ello con unas condiciones pésimas tanto de recursos humanos como materiales”.