octubre 27, 2020
El tiempo
Sociedad

El niño fallecido en una montería “en ningún momento” se salió del puesto

El Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla investiga la muerte de un niño de Écija, de cuatro años, tras recibir de manera fortuita un disparo en una montería. El próximo 8 de febrero están citados el primero grupo de testigos.

En esta causa, por la que hay un detenido como presunto autor de homicidio imprudente, ya se ha personado como acusación particular la familia del menor, que “en ningún momento” se salió del puesto en el que estaba junto a su padre, como observador, y su abuelo, como tirador.

Así lo ha señalado Rosario Serrano, abogada de la familia, en declaraciones a Europa Press, en las que ha aclarado que el menor “no se movió del banco de caza en el que estaba sentado, lo tenía prohibido y estando sentado le impactó un disparo en la cabeza, un tiro que nunca debió llegar a ese puesto”, ha añadido la letrada.

Cabe recordar que el juez de Instrucción número 16 de Sevilla, acordó dejar en libertad provisional a L.A.G., el varón de unos 60 años de edad, detenido como presunto autor de un delito de homicidio imprudente por ser el autor del disparo que acabó de manera fortuita con la vida del niño.

La abogada de la familia ha señalado que el padre del menor, que está “destrozado”, “no es cazador ni tiene permiso de arma, iba de espectador y estaba junto a su hijo en el puesto número dos”, mientras el acusado se encontraba en el uno. Entre estos dos puestos había una ladera por lo que “los disparos no pueden llegar de un puesto a otro si no te adelantas”.

De otro lado, la letrada ha aclarado que en un puesto “puede haber más de una persona pero no más de un tirador”, siendo el abuelo el titular de ese puesto. Los tres estaban en su puesto, cuando “de repente” oyeron un disparo y el niño cayó del banco en el que estaba sentado.

En este sentido, y reiterando que el cazador no se puede adelantar de su puesto para evitar tragedias como ésta, ha explicado que abuelo y padre del niño vieron antes de los hechos al encargado de la rehala “llamar la atención al acusado para que se fuera a su puesto”.