diciembre 16, 2018
El tiempo
Sociedad

Más de 5.000 firmas piden una unidad de diálisis en el HAR de Écija

Más de 5.000 firmas se han recogido en Écija para solicitar la implantación de una unidad de diálisis en el Hospital de Alta Resolución (HAR) de la ciudad. La idea es que las personas con enfermedad renal de la comarca ecijana no tengan que trasladarse a recibir tratamiento al hospital de la Merced de Osuna.

En la mayoría de los casos, los pacientes que padecen una enfermedad renal, se tienen que trasladar al centro comarcal de Osuna varios días a la semana para poder llevar a cabo su tratamiento.

Muchos de estos ecijanos y ecijanas afectados y sus familiares, amparados por diversos colectivos sociales, están llevando a cabo una recogida de firmas desde el pasado mes de octubre para que este servicio se preste en Écija y no tengan que trasladarse a ningún otro centro hospitalario cercano.

Para las personas que están recabando las firmas, “es necesario un servicio de nefrología, en el que los pacientes reciban la atención médica adecuada en su localidad, sin tener que trasladarse, evitando grandes molestias a dichos pacientes y a sus familiares, y por ente, mejorando la calidad de vida de estas personas”.

“Hay muchos pacientes que no requieren de hospitalización, sino de un tratamiento diario varias veces a la semana que se podría llevar a cabo en Écija”, algo que “requiere de una serie de recursos propios, un grupo de profesionales que atiendan las necesidades de estos pacientes, así como la existencia de un espacio físico adecuado con los recursos materiales necesarios para la atención y educación de los pacientes”.

El tratamiento de hemodiálisis generalmente realizado en hospitales o clínicas dura unas cuatro horas, tres veces por semana, algo con un gran impacto en la vida de estas personas, ya que requiere cambios radicales de estilo de vida. A la complejidad del tratamiento, se añaden los efectos adversos como el desplazamiento del paciente al municipio más cercano que disponen de servicio de diálisis, en este caso de Osuna, a unos 35 kilómetros de distancia, y cuyo traslado en ambulancia tarda algo más de media hora.

Media hora de ida y otra media hora de vuelta, tras permanecer, aproximadamente unas cuatro horas conectado a una máquina de diálisis, sumado al desplazamiento de estas personas conlleva una enorme sensación de agotamiento y de cansancio, a lo que hay que añadir el dolor físico y las molestias, la falta de de autonomía e independencia del paciente, así como, de las implicaciones sociales y familiares, según los promotores de esta iniciativa.