diciembre 16, 2018
El tiempo
Sociedad

Écija es el tercer municipio de Sevilla que más inicios de tratamiento por adicciones aporta

La Red Provincial de Centros de Tratamiento de Drogodependencias ha atendido en 2017 a 13.186 personas y ha realizado 4.497 inicios de tratamiento. De estos, 143 personas han sido atendidas en Écija.

Durante el año 2017 iniciaron tratamiento en el centro de atención a drogodependientes de Écija, un total de 106 hombres frente a 37 mujeres, una proporción  del 73,19% frente a algo menos del 29%. Con respecto al año anterior baja la proporción de hombres en algo más de un 5 por ciento (78,51% hubo en 2016) y crece en más del 7 por ciento el porcentaje de mujeres (no llegó al 21,5% en 2016).

Según los datos ofrecidos por la Diputación de Sevilla, de los municipios de más de 20.000 habitantes de la provincia, Écija es el tercero, excluida la capital, que más inicios de tratamiento  por adicciones aporta, solo por detrás de Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra, y por delante de Coria del Río, Los Palacios, La Rinconada y Utrera.

En 2017, el número de personas que solicitaron tratamiento por consumo de cocaína es de 35, 31 hombres y 4 mujeres; seguida del alcohol (30 adictos, 24 hombres y 6 mujeres); del tabaco (28 personas, 13 hombres y 15 mujeres); y del ‘rebujito’ de coca y heroína (23 adictos, 17 hombres y 6 mujeres).

Por sexos, el hombre que acude al centro de atención en adicciones de Écija es consumidor de cocaína en un porcentaje mayor (22,45%), seguido de alcohol (17,38%) heroína con cocaína (12,32%) y cánnabis (9,4%). Las mujeres que acuden son fundamentalmente consumidoras de tabaco (10,87%), alcohol (4,35%), heroína con cocaína (4,35%) y cánnabis y cocaína (2,9% en ambos casos).

La edad media a las que estos pacientes empiezan el tratamiento contra su adicción es de 38,7 años los hombres y 37 años las mujeres. Atendiendo a la edad en el inicio al consumo, los hombres  empiezan a consumir alcohol con 15 años; tabaco y cánnabis con 16 años; cocaína con 20 y ‘rebujito’ con 25.  En cuanto a las mujeres, a los 13 años se inician en el consumo de cánnabis; a los 16 en el de tabaco, alcohol a los 17, cocaína a los 21 y ‘rebujito’ a los 32 años.

El perfil de los usuarios del CEMID tiene un nivel educativo bajo. Uno de cada cuatro (en su mayoría hombres) no ha terminado los estudios primarios y solamente el 38% ha finalizado la enseñanza obligatoria.