abril 14, 2021
El tiempo
Sociedad

Écija se suma a la celebración del Día Mundial de la Salud Mental

El Ayuntamiento de Écija es uno de los que se suma al movimiento asociativo para dar visibilidad a la salud mental. Declaraciones institucionales, banderolas, lazos, mesas informativas, pulseras reivindicativas, lecturas de manifiesto e iluminación de edificios en color verde protagonizan la jornada en los municipios adheridos.

Así, en Écija, el campanario de la iglesia de San Juan ha sido elegido para iluminarlo en color verde, para conmemorar el Día Mundial de la Salud Mental, celebrado el pasado 10 de octubre siguiendo la convocatoria de la Federación Andaluza de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes Andalucía Salud Mental).

Este colectivo celebra cada año el Día Mundial de la Salud Mental en más de cien países desde hace 25 años, reclamando que estas personas “puedan ejercer su derecho a acceder y mantener un empleo”.

Este año, el movimiento agrupado en Salud Mental España, que reúne a más de 300 asociaciones de personas con problemas de salud mental y sus familiares y allegados, ha escogido, a través de votación popular, el lema ‘Trabajar sin máscaras. Emplear sin barreras’ partiendo del tema propuesto por la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH) para conmemorar el Día Mundial de la Salud Mental 2017, referido a la salud mental en el lugar de trabajo.

Según un comunicado, para Feafes Andalucía el objetivo de esta campaña es sensibilizar a la administración pública, organizaciones, empleadores y profesionales para se posibilite el derecho de las personas con problemas de salud mental a acceder y mantener un empleo; y además, con esta campaña se recuerda que, para prevenir estos problemas, en los entornos laborales se debe cuidar la salud mental de cualquier persona y se debe poder hablar sin tabúes sobre ello.

Feafes Andalucía Salud Mental recuerda que ha denunciado reiteradamente que aunque un problema de salud mental “no tiene por qué ser un impedimento para obtener un empleo, la baja inserción laboral de las personas con problemas de salud mental es una de las principales barreras para su integración social y su recuperación, fruto en gran medida de los prejuicios de muchas empresas y administraciones públicas”.

FOTO: MG