septiembre 27, 2021
El tiempo
Sociedad

Empresa de Écija presunta tapadera de una red de tráfico de hachís

La Policía Nacional ha desmantelado una red criminal dedicada al tráfico internacional de hachís. Una empresa de transportes de Écija servía como tapadera para trasladar la droga que se ocultaba en compartimentos secretos construidos para este fin en remolques de camiones.

Según un comunicado de la Policía, hay un total de nueve detenidos y se han intervenido más de 900 kilos de hachís, casi 500.000 cajetillas de tabaco de contrabando, vehículos de alta gama, camiones y remolques, armas de fuego y dinero en efectivo

La red desarticulada “utilizaba una empresa legal de transportes para trasladar la droga oculta en compartimentos secretos fabricados con este fin en remolques frigoríficos de camiones”, según la Policía, que inició la investigación a partir de las gestiones de prevención y represión de los delitos relacionados con el tráfico de sustancias estupefacientes que realizan los grupos de UDYCO de la Policía Nacional.

Los investigadores detectaron la actividad de una empresa de transportes afincada en Écija, que presuntamente estaba introduciendo hachís en la Península procedente de Ceuta para distribuirla posteriormente a otros países de la Unión Europea. A los camiones y remolques frigoríficos se les había instalado unos compartimentos ocultos para trasladar la droga y evitar los controles aduaneros o policiales.

Ante las sospechas de estar siendo investigada, la organización criminal redujo su actividad delictiva y se reorganizó con la venta de la empresa de transportes, la compra de nuevas naves industriales y de vehículos de transportes de mercancías, y se centró en el contrabando de tabaco que distribuía desde Écija por el resto de España y Portugal.

Igualmente, aumentaron las medidas de seguridad y contravigilancia e incrementaron su actividad comercial legal, llegando incluso a enviar varios transportes sin carga a Ceuta que servían como señuelo para detectar si estaban siendo investigados por la Policía, o a perfeccionar sus sistemas de ocultación que se instalaban en los containers para ocultar la droga que se transportaba.

Tras identificar y localizar a los principales responsables de esta organización criminal, y tras el estudio del modus operandi de ésta, se puso en marcha la fase final de la investigación con motivo de un nuevo transporte procedente de Ceuta sospechoso de llevar ocultos varios kilos de hachís. Gracias a la colaboración de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, el cargamento fue finalmente interceptado en el puerto de Algeciras (Cádiz), donde se produjo la detención del conductor del camión.

Además, se inició una persecución policial de dos personas que se encontraban en el puerto algecireño para recepcionar la mercancía y que, ante la presencia policial, se dieron a la fuga siendo interceptados y detenidos finalmente en el municipio sevillano de Marchena.

Posteriormente, los agentes registraron las naves industriales que empleaba esta organización criminal y que estaban ubicadas en Écija, Coria del Río, Alcalá de Guadaíra y Águilas (Murcia) y que permitieron la intervención de 468.350 cajetillas de tabaco de contrabando, cinco vehículos de alta gama, dos cabezas tractoras y cinco remolques  frigoríficos, dos de los cuales modificados, un revólver y más de 93 cartuchos, y más de 50.000 euros procedentes del tráfico de drogas.

Igualmente, se produjeron las detenciones del resto de miembros de la organización criminal, cuyos principales cabecillas ya tenían antecedentes policiales previos por delitos de tráfico de drogas, y ya fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial quien decretó el ingreso en prisión de todos ellos.

FOTO: Antonio Pizarro/Diario de Sevilla