abril 15, 2021
El tiempo
Sociedad

La plantilla de Aqua Campiña pide amparo al Ayuntamiento de Écija

Los trabajadores de la empresa responsables del abastecimiento y reciclaje de agua, Aqua Campiña, han pedido el amparo del Ayuntamiento de Écija ante lo que consideran un “uso retorcido” de la ley para alargar el plazo para recurrir la sentencia del pasado 11 de mayo que obliga a la dirección a aplicar el convenio local y devolver derechos a sus empleados.

Los trabajadores recurren al amparo del Ayuntamiento de Écija, “tanto en su condición de socio de la entidad, como por ser la administración titular del servicio público privatizado en 2001”, y que, por lo tanto, tiene “el deber de proteger el cumplimiento del pliego de condiciones de la concesión”.

En un comunicado, la plantilla denuncia “los abusos de poder vía hecho no de derecho que vienen soportando” por parte de la empresa que, desde enero de 2014, ha ido recortando derechos laborales “en todas sus vertientes, aunque fundamentalmente en la económica, con una reducción media del 40% de sus retribuciones y en lo laboral con un aumento de 180 horas en su jornada laboral”.

La demanda de los trabajadores fue reconocida en una sentencia judicial del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), del pasado 11 de mayo, que la empresa tenía diez días para recurrir. “Pero Aqua Campiña, utilizando la ley de manera retorcida, ha conseguido que los 10 días que le concedían para recurrir, se hayan convertido en 150 días”, denuncia la plantilla, que interpreta que la dirección de la empresa pretende así “quebrar la resistencia” de los trabajadores.

“Mención especial merecen aquellos compañeros que no han podido continuar llevando a sus hijos a la universidad o la de alguno especialmente que tuvo que suspender tratamiento médico de uno de sus hijos ante la penuria económica que viene soportando desde la reducción salarial anterior”, aseguran los trabajadores, que concluyen agradeciendo a la corporación municipal “la disposición mostrada para realizar las acciones que sean necesarias para urgir a la empresa a que cumpla la sentencia del TSJA, devuelva los derechos sustraídos a los trabajadores y deje de prolongar artificiosamente la situación actual con artimañas jurídicas, que si bien son legales, a todas luces son también injustas e inmorales”.