octubre 20, 2021
El tiempo
Política

Écija Puede propone garantizar el suministro de agua a los vecinos

El Grupo municipal de Écija Puede-Podemos ha registrado una propuesta para que el Ayuntamiento de Écija se sume al Pacto Social del Agua, un modelo con el que la formación morada pretende que se garantice legalmente el suministro de agua a todos los ecijanos, al partir de “la defensa del agua como derecho humano esencial”.

“Desde 2010, el agua potable está reconocida por Naciones Unidas como un derecho humano esencial, por lo que su acceso debe ser garantizado a todas las personas”, señala Écija Puede, que subraya en su propuesta “la necesidad de que este servicio se regule por un modelo de gestión pública en el que no tenga cabida intereses privados”.

En este sentido, la formación va a pedir la adhesión de Écija a la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (AEOPAS), “una asociación con experiencia en la remunicipalización del agua que presta asesoramiento técnico y judicial a los ayuntamientos en dicho proceso”, para avanzar en la gestión pública del servicio que, en Écija, está privatizado desde 2001, cuando el último gobierno andalucista vendió la antigua empresa pública del agua.

Écija Puede argumenta que la gestión privada del suministro de agua potable ha derivado en “quejas justificadas de vecinos por las elevadas tarifas, el prolongado litigio de la dirección de la empresa con sus trabajadores o el cobro irregular de casi 644.000 euros por Aqualia, pruebas de la deslealtad de la concesionaria del servicio del agua y de la necesidad de control público del servicio de abastecimiento y depuración”.

Como derecho humano,  “la gestión del suministro del agua debe guiarse mediante criterios de equidad social sobre la base de los principios de igualdad, no discriminación y justicia social”, sostiene Écija Puede, que entiende como “fundamental”, prohibir los cortes de suministro, “asegurando un mínimo en caso de impago justificado”, además de eliminar la participación de la empresa privada, garantizar tarifas sostenibles, asegurar que el dinero del agua se reinvierta solo en este ámbito, y que la gestión del suministro también sea un elemento de creación de empleo.