septiembre 21, 2021
El tiempo
Sociedad

Educación cambia de colegio a la menor víctima de acoso escolar

I.D.R., la menor de Écija víctima de acoso escolar, ha sido autorizada a cambiar de colegio para el presente curso escolar. La niña, de 13 años de edad, estudiará el curso 2016/2017 en el IES Nicolás Copérnico, en lugar de en el centro concertado Santa María Nuestra Señora.

El Nicolás Copérnico es el centro de secundaria al que su madre pedía cambiarla desde hace seis meses, ante el acoso que denuncia que ha sufrido la niña desde que tenía cinco años en el colegio donde ha estado matriculada desde que inició sus estudios.

Mª Carmen Rivero, la madre de I.D.R., relata que el cambio de centro se hizo oficial el lunes 5 de septiembre, a pesar de que les fue denegado en un principio al alegar la Consejería de Educación que un caso de acoso escolar no era razón para cambiar de centro escolar a un alumno.

En este caso, el cambio de matrícula fue autorizado tras saltar el caso de I.D.R. a los medios de comunicación el pasado jueves. “Nos llamaron el viernes a mediodía y nos citaron en la Consejería de Educación, donde tenían la matrícula de mi hija preparada y sellada”, relata Mª Carmen Rivero, que se confiesa feliz.

“Lo hemos conseguido después de mucho trabajo”, afirma. “Llevamos luchando desde marzo por el cambio de colegio para mi hija, y aunque esta no sea la solución estamos ‘supercontentos’ porque ha cambiado algo la cosa”.

También la menor “está feliz”. La niña sufre “un miedo insuperable” a volver a su ya antiguo colegio, según su madre, por lo que “cuando se ha enterado de que ya está matriculada en otro colegio se sintió aliviada”. El 1 de septiembre tuvo que examinarse de una asignatura en el Santa María Nuestra Señora “y estuvo toda la semana con ansiedad y no durmió la noche antes del examen”.

La delegación territorial de la Consejería de Educación en Sevilla desestimó la solicitud extraordinaria para que la menor abandonase el colegio Santa María Nuestra Señora y recibiese clases en otro centro, al considerar que el acoso que denunciaba la familia no había podido ser demostrado.

En un informe emitido el pasado 24 de abril por el jefe de estudios del colegio concertado astigitano, se detalla que aunque “existen indicios o hechos que llevan a decir” que la menor estaba sufriendo “acoso escolar por exclusión y motes por parte de varios alumnos”, se activó el protocolo de actuación en estos casos y, según el mismo documento, “a día de hoy, podemos afirmar que la situación (de la niña) en su clase y en el colegio es de normalidad. Se encuentra mejor, estable y más alegre, mostrando una actitud más interactiva, extrovertida y confiada”.