abril 20, 2021
El tiempo
Sociedad

Aconsejan cambiar de colegio a otra presunta víctima de acoso

La Inspección educativa ha aconsejado cambiar de colegio a una alumna de Écija a pesar de no apreciar que es víctima de un presunto caso de acoso escolar que denuncia su madre, que afirma que la pequeña, de diez años, lleva cuatro sufriendo acoso por parte de sus compañeros de colegio.

Según SER Andalucía Centro, ni la administración andaluza ni la dirección del colegio público Miguel de Cervantes – en el que estudia la menor – consideran que esta haya sido acosada por compañeros de clase, pese a lo cual la Inspección recomienda el cambio de centro escolar “por la falta de confianza de los padres en la escuela donde cursa sus estudios”, según María, la madre.  

Los informes y el plan de convivencia que puso en marcha la dirección del centro escolar concluyeron que los problemas que puede tener la menor no se deben a un clima de acoso o de hostigamiento en el aula y que su caso no es acoso escolar. La dirección del colegio afirma haber seguido todo el protocolo de actuación indicado para estos casos y que la denuncia ha quedado archivada al no confirmarse el presunto acoso.

Según esos informes, la niña es “sociable y cariñosa” y puede tener problemas de rendimiento pero no se deben a un caso de acoso escolar. La menor dice que “desde 1º de Primaria un grupo de niños la insultan, se apartan de ella cuando pasa, le hacen desprecio” y que “en especial es un niño el que la tiene tomada con ella y arrastra a otros para que no se vayan con ella”. Uno de los documentos señala que “presenta ánimo triste”, problemas para dormir y “tendencia a la preocupación” y cataloga su estado como “trastorno adaptativo con predominio de alteraciones de otras emociones”. Otro de los informes dice que “está en un baremo límite de ánimo depresivo”.

María, su madre, lo cuenta de forma más cruda. “Mi hija dice que para qué está en este mundo si ella no le importa a nadie, que le da igual morirse”, relata, y añade que “mi hija se ha levantado llorando como una Magdalena pensando que empieza el colegio y tiene que ir a ese colegio con los mismos compañeros y el mismo tutor”.

Ahora asegura que respira tranquila con la previsión de cambio de colegio, aunque todavía no sabe a cuál de los tres centros escolares que le ofrecen asignarán a su hija, y a pesar de que se siente “molesta” porque las autoridades educativas no consideren este caso como acoso escolar, ya que su hija “ha estado sufriendo mucho” durante cuatro años, reitera.