octubre 23, 2020
El tiempo
Sociedad

Bomberos dicen que actuaron correctamente en el incendio de Haya

El Sindicato de Bomberos (SAB) ha recordado que la investigación posterior al incendio mortal en una casa en la calle Haya, en abril de 2008, demostró que la respuesta de los efectivos del parque de extinción de incendios fue la adecuada. El SAB indica también que no se ha personado en la causa “en contra de ningún vecino”.

En un comunicado hecho público tras la nota difundida por el bufete de abogados Fernando Osuna, que representa a varios de los encausados por la agresión sufrida por los bomberos tras el luctuoso suceso, el SAB remarca que “el servicio de Bomberos de Écija fue agredido el día 20 de abril de 2008 en el lugar del siniestro, calle Haya, cuando iba a ser retirado el servicio”.

Se trató de “una agresión virulenta e injustificada con gravedad hacia este colectivo, afectando a los dos vehículos que se encontraban en la zona”, señala el SAB en respuesta al comunicado de Osuna, que alega que sus defendidos actuaron bajo una “intensa alteración psíquica” por el impacto producido por las seis muertes en el incendio y la creencia de que los bomberos se retrasaron en su actuación, lo que también les produjo un “estado emocional incontrolado”.

Sigue recordando la nota de los bomberos que los efectivos del parque de extinción de incendios necesitaron durante varios días de vigilancia policial y de la custodia de una unidad de la policía nacional (UIP) “por las amenazas de muerte recibidas”.

“Durante mucho tiempo tuvieron que aguantar rechazo por parte de la sociedad”, señala el SAB, que critica que “cada vez que salían a una intervención recibían descalificaciones e insultos”. Sin embargo, la investigación posterior dejó claro que “se recibieron tres llamadas de teléfono en diferentes horarios en la que la primera fue a las 7.31 horas y a las 7.36 horas ya se encontraban en el interior de la vivienda trabajando los bomberos como demostraron las grabaciones telefónicas, quedando patente que este colectivo tuvo una respuesta adecuada y que los hecho desgraciados acaecidos ese día tuvieron lugar con anterioridad a la primera llamada de auxilio como demostraron y comunicaron los forenses”.

El juicio por las agresiones sufridas por los bomberos se va a celebrar entre los días 30 de junio y 1 de julio. El fiscal pide para cada uno de los quince encausados más de dos años de prisión y una multa de 2.400 euros.