octubre 19, 2020
El tiempo
Cultura

La falta de financiación frena la restauración de los mosaicos

No hay dinero para restaurar los mosaicos desenterrados en las excavaciones arqueológicas de Plaza de Armas, el Picadero. Los restauradores del mosaico romano de Écija gravemente dañado en 2015 y del aparecido en julio de ese mismo año, tienen paralizadas las labores de rehabilitación desde el pasado agosto, por falta de nuevas vías de financiación.

Según el arqueólogo municipal de Écija, Sergio García-Dils, tanto la restauración del mosaico de doble cara – destrozado en marzo de 2015 por tres sujetos – como del de ‘Los amores de Zeus’, están paralizados por falta de financiación.

La restauración del mosaico expoliado “está parada desde agosto del pasado año”, dado que en julio de 2015, apareció también un “gigantesco mosaico” en el municipio, por lo que “centramos nuestra atención en el nuevo hallazgo”, cuya investigación actualmente también está paralizada por falta de financiación, según el arqueólogo.

Así, García-Dils ha explicado que se ha realizado la primera fase de la intervención sobre la parte del reverso del mosaico expoliado, se ha extraído del lugar donde estaba, se ha trasladado a un laboratorio en mejores condiciones, así como se ha procedido a su limpieza. Sin embargo, “faltaría la parte de fijarlo en un soporte, limpiarlo de la cara vista y reintegrar las piezas que se han encontrado”, ha matizado el arqueólogo.

En esta línea, Sergio García-Dils ha señalado que se ha reunido con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para solicitar nuevas vías de financiación, pero de momento “no hemos conseguidos más fondos”. Asimismo, ha asegurado que también quisieron pedir ayuda para la financiación por la vía privada, pero reconocen que “hace falta mucho dinero para ello”.

Con respecto a la financiación, también se realizó una campaña de micromecenazgo, con la que “se pudo salvar la primera fase de la restauración”, según el arqueólogo, ya que estas labores podrían tener “un coste muy elevado”.

Cabe recordar que los destrozos, según el Ayuntamiento, fueron cometidos en una zona del yacimiento arqueológico Plaza de Armas que fue excavada entre 1999 y 2000. En ese sentido, el expolio fue cometido en un sector del yacimiento diferente al que en su momento acogía el descubrimiento de los imponentes restos de un antiguo edificio romano, con espectaculares pinturas y cromados en excelente estado de conservación.

Según ya reiteró el consistorio, los destrozos han afectado al “mosaico más emblemático de Écija”, el que presenta un juego óptico de tema báquico, que ha sufrido “daños irreparables”, toda vez que también ha sido destrozada una tumba musulmana cuyos huesos “han sido esparcidos por la excavación”. Además, el patio de las ruinas de una antigua casa romana ha sufrido graves daños estructurales y en sus pinturas.