octubre 24, 2020
El tiempo
Política

El PP pedirá la calificación de BIC para dos conventos abandonados

El PP tiene previsto presentar al Parlamento de Andalucía una proposición no de ley (PNL) para pedir que los conventos de Santa Inés del Valle y Santa Florentina sean declarados Bien de Interés Cultural (BIC) y, por tanto, protegidos patrimonialmente.

Además el PP también pedirá a la Junta de Andalucía que se implique en la protección de otro convento abandonado, el de Las Teresas, este sí catalogado como BIC y propiedad de la orden carmelita.

El parlamentario popular por Sevilla, Juan Bueno, ha anunciado en Écija esta iniciativa de su grupo, para la que propone “aprovechar la celebración de los cincuenta años de la declaración de Écija como conjunto histórico artístico para demostrar el apoyo al patrimonio, que es lo que debe hacer una administración pública”. El también presidente del PP de Sevilla sostiene que su partido ha apostado por la conservación del patrimonio con la financiación de las obras de arreglo del acceso al Palacio de Peñaflor con cargo al 1,5% Cultural “y pretendemos que el gobierno andaluz haga lo mismo”.

Para el PP, “el movimiento se demuestra andando”. Bueno afirma que el estado de deterioro de Santa Florentina y Santa Inés “empieza a ser ya preocupante” y que tanto estos conventos como el de  Las Teresas “son un patrimonio irrepetible en el que el gobierno andaluz tiene mucho que decir y se lo vamos a exigir”.

“El gobierno andaluz tendrá que decirnos si apuesta o no por el patrimonio histórico y cultural de Écija”, algo que “significa turismo y empleo”, asegura Bueno, que concluye que “vamos a pedir implicación donde no la hay”.

En  marzo de 2014, la corporación municipal ecijana ya pidió a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía que iniciara de oficio la inscripción como BIC de hasta 25 nuevos monumentos, entre los que se encuentran los conventos de Santa Florentina, Santa Inés del Valle, San Pablo y Santo Domingo y Nuestra Señora de las Mercedes, entre otros, alegando que “hay que conservarlos y legarlos a la posteridad para las futuras generaciones, frenando su destrucción y poniéndolos en valor”.