agosto 21, 2019
El tiempo
Sociedad

Adictos a las drogas a una edad cada vez más temprana

El usuario medio del centro de atención a drogodependientes de Écija es un hombre de 38 años, consumidor de heroína, cocaína y cannabis, sustancias a las que ya es adicto antes de los 18 años. La mitad tiene terminados estudios medios y más de la mitad (el 57%) en concreto, está en paro y no tiene cualificación profesional.

Son datos de la memoria del año 2015 del Centro Municipal de Intervención en Drogodependencias (CMID) de Écija, un servicio al que acudieron el año pasado un total de 129 personas, de los que 71 lo hacían por primera vez y otros 58 son pacientes que reiniciaban el tratamiento tras interrumpirlo.

En total, el CMID ha atenido durante el año 2015 a 364 pacientes, un número que se mantiene con ligeras modificaciones desde hace años, y que en 2010 llegó a ser de 394 personas, bajando de forma paulatina desde entonces aunque el año pasado se detectó un leve repunte con respecto a los 344 contabilizados en 2014.

La principal preocupación de los responsables médicos del CMID es la temprana  edad de inicio en el consumo. “Cada vez se inician en el consumo de drogas chicos más jóvenes”, alerta María del Mar Vázquez, médica del centro de intervención municipal, “en el cannabis es cada vez más frecuente en chicos con doce años, con las consecuencias tan importantes para el desarrollo de su cerebro, mucho más vulnerable en adolescentes”.

También es cada vez más temprano el consumo en mujeres, según Vázquez. El perfil de la mujer que acude al CMID (un 24% del total de los usuarios del centro) es el de una consumidora de tabaco y, en menor medida, de sustancias psicoactivas, que inicia el tratamiento con 44 años, que tiene estudios primarios y que trabaja (al menos en un 58% de los casos) “pero con trabajos que son temporales”.

La médica del centro de tratamiento de toxicómanos subraya el hecho de que los hombres son adictos a los 17,8 años y hasta los 38 “no se plantean iniciar un tratamiento de desintoxicación”, mientras que, por término medio, las mujeres inician su tratamiento a los 44 años y se inician en la adicción algo más tarde, con 19 años. “Cada vez hay más mujeres que consumen”, añade María del Mar Vázquez.

“En el año 2015, el perfil de la mujer ha cambiado un poco en cuanto al tema laboral, ya que hay más mujeres activas que hombres activos, aunque el trabajo es temporal mayoritariamente, y que acuden al centro de drogodependencias por iniciativa propia en un porcentaje mayor que en años anteriores, cuando el porcentaje más alto era por iniciativa de la familia”, señala Vázquez.

Mujeres y hombres también son diferentes en la forma de acceder al centro de drogodependencias. “Normalmente la mujer viene sola, no la acompaña su pareja”, algo que no ocurre con el hombre. En ambos sexos sí que se acude al CMID por iniciativa propia, aunque entre las mujeres también hay muchas derivadas por los centros de salud. Además, el problema de  adicción en la mujer “repercute en la familia más que cuando el adicto es el hombre”, concluye Vázquez.