agosto 23, 2019
El tiempo
Sociedad

Miércoles Santo pleno desde los Altos de San Gil

Écija ha podido vivir el Miércoles Santo de forma plena. El buen tiempo ha bendecido la procesión de la hermandad de San Gil y el Cristo de la Salud, el más venerado de la ciudad del sol y las torres, ha completado su procesión por las calles ecijanas.

Los aproximadamente 850 nazarenos que, según la hermandad, suman los pasos de la Coronación de Espinas, el Señor de la Salud y la Virgen de los Dolores, junto con la muchedumbre que antecede a las imágenes, alumbrando en acción de gracias, han podido celebrar la primera procesión completa de esta Semana Santa.

Junto con la cera de devoción y el millar corto de penitentes, la cofradía del Altozano ha estado acompañada prácticamente por todos los ecijanos, que Miércoles Santo tras Miércoles Santo, no quieren perderse la visita del Señor de Écija desde su Altozano.

Las imágenes de San Gil han ofrecido sus más bellas estampas bajando la calle Cadenas para ingresar en la calle Emilio Castelar, desfilando por delante de la fachada del Palacio de Peñaflor, entrando en la plaza de Santa Cruz y subiendo la cuesta hacia San Gil, volviendo a su templo.

Hoy es el turno de las hermandades de Confalón y la Sangre que, desde Cañato y por el barrio de San Agustín, respectivamente, rivalizarán la tarde del Jueves Santo antes de dar paso al Silencio, que, a partir de las doce de la noche, inaugurará la Madrugá astigitana que se cerrará en San Juan.