junio 26, 2019
El tiempo
Política

Las inundaciones por el desborde del Argamasilla ya son historia

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha inaugurado el nuevo cauce del arroyo Argamasilla, una obra que supone el final de las inundaciones en el casco urbano de Écija por el desbordamiento de este afluente del río Genil, cuyo cauce cruzaba por debajo de varios barrios del municipio.

El nuevo cauce bordea la ciudad a lo largo de más de 3,2 kilómetros, de los que 1.260 metros son de un túnel de 7,54 metros de diámetro interior, con una anchura por la que cabe “dos veces el caudal actual del río Gudalquivir”, según la presidenta de la Junta. El resto del cauce discurre por un marco igualmente soterrado que desde la cabecera del arroyo dibuja un nuevo curso hasta desembocar en el río Genil a la altura del Puente de Hierro.

El presupuesto total de la obra supera los 34 millones de euros (impuestos incluidos), cofinanciados a través de fondos Feder de la Unión Europea, y ha generado un total de 150 empleos directos y 65 indirectos. Se inaugura prácticamente seis años después de iniciarse – en enero de 2010 –, aunque el plazo previsto era de tres años y medio.

“Hemos hecho lo que debíamos hacer, lo que era nuestra responsabilidad”, ha enfatizado Susana Díaz, que ha estado acompañada, entre otros, por el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, y el alcalde de Écija, David García Ostos.

Según Francisco López, director de la obra, que ha ejecutado la unión temporal de empresas (UTE) Ferrovial Agromán y Gea 21, con este nuevo cauce “Écija no va a tener problema de inundaciones” por crecidas del arroyo. “Aguanta hasta 1.600 metros cúbicos por segundo y la última gran inundación por el Argamasilla, en diciembre de 2010, fue por una avenida de unos 700 metros cúbicos”.

La capacidad de desagüe del nuevo colector es de 278,6 metros cúbicos de agua por segundo, cifra que, según los expertos, se correspondería con la máxima avenida posible que pueda producirse en la ciudad en un período de 500 años. El conjunto de los trabajos se han realizado en varias fases, debido a la naturaleza inestable de los terrenos de la zona, que hizo necesario que se realizase un amplio estudio geotécnico por parte del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas del Ministerio de Fomento (Cedex), lo que obligó a su vez a realizar modificaciones sustanciales en el proyecto inicial.

El desvío del Argamasilla pone fin a las riadas por el arroyo pero traslada la atención a las que causan las crecidas del Genil. Susana Díaz ha reclamado al Gobierno central que acometa “de manera inmediata” la inversión en la presa de San Calixto, que vendrá a completar las infraestructuras necesarias para evitar las riadas.