abril 24, 2019
El tiempo
Sociedad

La repetida promesa contra las riadas de la presa de San Calixto

Prácticamente todas las administraciones coinciden en que la construcción de la presa de regulación de San Calixto es la solución definitiva a los problemas de inundaciones en Écija y en Puente Genil y Palma del Río (Córdoba). Tanto que es una promesa de 2003 que se ha ido reeditando sin que ningún Gobierno la acometa.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, reclamó su construcción el pasado miércoles, tras la inauguración del nuevo cauce del arroyo Argamasilla. También lo hizo el alcalde de Écija, alegando que esa obra “daría fin a las inundaciones”.

Más de doce años han pasado desde que el Gobierno central autorizara en 2003 la construcción de un nuevo embalse en la cuenca del Guadalquivir, concretamente aguas abajo de la ciudad de Puente Genil y en el límite entre las provincias de Córdoba y Sevilla. Desde aquel anuncio, ningún Ejecutivo -ni de PP ni de PSOE- ha avanzado más allá que en la redacción del proyecto y en algunas correcciones sobre el documento original.

El proyecto fue señalado como prioritario en 2007 e incluido por el Ministerio de Medio Ambiente en el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir. En mayo de 2011, la entonces ministra del ramo, Rosa Aguilar – hoy consejera de Cultura de la Junta de Andalucía -, aseguró en una visita a Écija que la construcción de la presa de San Calixto era uno de los compromisos de Medio Ambiente.

“Ya estamos trabajando en ella, está declarada de interés general y está dentro de las prioridades del ministerio”, dijo Aguilar en Écija, y apuntó que los técnicos “están estudiando la mejor solución para llevarla a cabo y cómo realizarla”. Aguilar afirmó que “estará el interés social y medioambiental por encima de cualquier cosa”.

En 2013, el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir redactado por la Confederación (CHG), dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, volvió a planificar la construcción de esta infraestructura y la incluyó en el periodo 2015-2021, asegurando que será en ese periodo cuando “se inicien las obras” de la presa de San Calixto, necesario para la “laminación de avenidas” en el cauce del río Genil y que “mejorará el actual riesgo de inundaciones de las localidades ubicadas aguas abajo de esta infraestructura”.

Según eso, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir prevé invertir 63 millones en la construcción de esta nueva presa, 21 millones más que los 42 inicialmente presupuestados. San Calixto está concebida como un presa con una capacidad de entre 80 y 90 hectómetros cúbicos de capacidad, de manera que podrá regular todas las avenidas de agua que provengan por el cauce del Genil desde el embalse de Iznájar y el pantano de Cordobilla.