febrero 22, 2019
El tiempo
Política

Aumenta la morosidad del Ayuntamiento en el pago a proveedores

El Ayuntamiento de Écija supera en casi 146 días el plazo para pagar sus facturas. Al cierre de 2015, el consistorio sobrepasó en 145,83 días el plazo de 30 jornadas naturales fijado en la Ley de Morosidad desde 2013 como tope para que las administraciones paguen a sus proveedores.

Son 3,37 días más que los que tardaba en septiembre de 2015, cuando el período medio de pago a proveedores estaba en 172,46 días de media, según los datos publicados en la web municipal, con lo que la espera de los proveedores para cobrar se acerca a los seis meses.

No todos los organismos municipales muestran la misma morosidad. Empeoran la media la Fundación Municipal de Artes Escénicas (FMAE), encargada de gestionar el teatro municipal, que pasa de pagar a 248,25 días, en septiembre del año pasado, a hacer en 290,56 en el cuarto trimestre de 2015, más de 42 días más.

También aumenta la morosidad de Écija Comarca TV (de pagar en poco más de 74 días pasa a tardar más de 81) y de la nueva empresa Ecijanova (de 6,48 a 8,57 días). Pero mejoran su período de pago el patronato de atención a discapacitados, Prodis (pagaba a más de tres meses y ahora lo hace en poco más de dos), el de Deportes (que pasa de pagar a sus proveedores en casi 177 días y lo hace en 172,06) y la Empresa de Urbanismo (EMU), que rebaja de 79,49 a 20,56 días el plazo de pago a proveedores.

Por tanto, entre los organismos municipales, solamente Ecijanova Vocación de Servicios y la EMU están por debajo de los plazos legales fijados para pagar a sus proveedores. Tal y como se ha previsto en la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el periodo medio de pago a proveedores es uno de los indicadores para determinar si hay o no estabilidad presupuestaria.

Dos meses consecutivos sin ella obligan a elaborar un plan económico-financiero, con los recortes que se van a tomar para reconducir esta situación y pagar en tiempo y forma ya que, si la situación persistiera, los ayuntamientos pueden verse limitados en el acceso a operaciones de crédito o necesitar el visto bueno del Estado para acceder a subvenciones y ayudas.

La norma obliga a las entidades que no pagan a sus proveedores en el plazo máximo establecido a informar de los recursos que van a dedicar mensualmente al pago y a adoptar las medidas necesarias de gasto, ingreso o gestión de cobros, para reducir el plazo medio de pago a sus proveedores.