noviembre 29, 2021
El tiempo
Sociedad

La procesionaria retrasa la apertura del parque para perros

El parque para perros que ultima el Ayuntamiento de Écija en la barriada de La Alcarrachela no puede abrir todavía. Pese a que, según fuentes municipales, su construcción está terminada, la instalación no se puede abrir por culpa de una plaga de procesionaria, una oruga letal para los canes y también peligrosa para las personas.

Aunque la apertura del nuevo parque para perros estaba prevista para finales de febrero, se retrasará para tratar una plaga de procesionaria detectada en las instalaciones, “por seguridad para los perros”, según el concejal de Medio Ambiente, Carlos Onetti (PP).

Onetti afirma que el parque “está terminado, pero estamos tratando una plaga de procesionaria y esperamos poder abrir el fin de semana”. La oruga procesionaria – llamada así porque las larvas se desplazan en características filas indias – provoca reacciones alérgicas que pueden resultar letales para los animales domésticos.

Estas orugas suelen descender de los árboles entre febrero y abril. Están cubiertas de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, por lo que pueden provocar irritación en oídos, nariz y garganta en los seres humanos, así como intensas reacciones alérgicas que, en el caso de perros y gatos, puede provocar la muerte.

El nuevo parque para perros que construye el Ayuntamiento de Écija consta de 1.687 metros cuadrados en la barriada de La Alcarrachela. La inversión para construirlo ronda los 10.000 euros y se enmarca en la campaña que llevan a cabo las concejalías de Medio Ambiente y Seguridad Ciudadana y de Participación Ciudadana para el cumplimiento de las ordenanzas municipales que prepara el consistorio sobre medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en espacios públicos.

FOTO: ondanimal.com