enero 27, 2022
El tiempo
Cultura

Presentan en sociedad los últimos hallazgos en la Plaza de Armas

El equipo de expertos que trabaja en el futuro parque arqueológico de El Picadero presentó anoche parte de los hallazgos más recientes de la fase recién iniciada de las excavaciones arqueológicas en la Plaza de Armas del Alcázar, en la que se han desenterrado los restos extraordinariamente conservados de un edificio romano, entre otros.

El equipo de campo de la excavación, encabezado por el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, ofreció una valoración de estos restos, vestigios de un edificio público romano que no dudan en calificar de “espectacular”, y cuyo nivel de conservación es similar al de los restos de las ciudades de Pompeya y Herculano, según los expertos.

El hallazgo de muros decorados de hasta 2,5 metros de altura, con la decoración perfectamente conservada, ha merecido la atención incluso de la prestigiosa revista Historia National Geographic.

Tras los muros aparecieron unos pavimentos “que son todo un alarde técnico por su diseño complejo y sus materiales importados de todos los rincones del Mediterráneo, por ejemplo mármoles de Túnez y Esparta”, señala García-Dils, para quien tanto los enormes muros como el tipo de decoración son indicios de que los restos desenterrados en El Picadero no formaban parte de un edificio doméstico, sino que bien podrían ser una sede corporativa de la antigua Astigi.

El Picadero fue un barrio marginal desde mediados del siglo XX y hasta los años 90. Desde 1999 se han desarrollado varias campañas arqueológicas en la que han ido apareciendo tanto ricos mosaicos romanos, como los restos de un impluvium también bastante bien conservado y los de una construcción turdetana.