julio 2, 2022
El tiempo
Sociedad

La Plaza de Armas será la puerta turística a Écija

El Plan Director de la Plaza de Armas propone iniciar las visitas turísticas a Écija desde el futuro parque arqueológico del Picadero. Allí, los turistas serían recibidos, informados de lo que van a poder visitar y conocer la historia de la ciudad antes de pasar a visitarla.

Es un giro de 180 grados en la divulgación turística de la ciudad, tal y como lo han previsto los redactores del Plan Director, que planean que, una vez recuperada la Plaza de Armas como un parque arqueológico, se inicie “la lectura de la ciudad desde su lugar de origen”, desde el Altozano en que se establecieron los primeros pobladores de Écija.

La idea de los redactores del Plan Director es realizar una nueva ruta, que tendría su origen en la visita a la Plaza de Armas, donde se propone levantar un centro de interpretación – pensado como sala de usos múltiples, de conciertos y conferencias -, junto con un centro de recepción de visitantes, un centro educativo y un centro logístico.

En estos se recibiría a los visitantes, a los que se iría informando y guiando por itinerarios que recorrerían los principales hallazgos arqueológicos del Picadero (desde las primeras construcciones turdetanas a los restos del castillo árabe pasando por los importantes restos romanos descubiertos) para, posteriormente, seguir con su visita turística accediendo a pie al centro urbano.

El Plan Director de la Plaza de Armas del Alcázar Real se presentó ayer en el salón de actos del Museo Histórico Municipal, en el Palacio de Benamejí. Se trata de una hoja de ruta de las intervenciones para convertir el antiguo arrabal en un parque arqueológico, para lo que establece ocho etapas y calcula un presupuesto de algo menos de 6,7 millones de euros (7,97 sumando gastos generales y beneficio industrial).

La mayor parte de ese presupuesto se la llevarían la elevación de murallas y torres en el Alcázar (1,57 millones), las expropiaciones (1,40 millones), la arqueología (1,26) y los equipamientos (algo menos de 1,2 millones).

El Picadero, como se conoce popularmente a la Plaza de Armas, estuvo ocupado por el Alcázar de Écija hasta que fue derruido en junio de 1.700. A finales de la primera mitad del siglo XX, crece en la zona un barrio suburbial que se consolida en los años 80 hasta que, en 1999, se produce el realojo de las familias que vivían en El Picadero y se inician las excavaciones arqueológicas, financiadas a través de planes de empleo.