mayo 25, 2022
El tiempo
Cultura

Amigos de Écija quiere salvar dos conventos declarándolos BIC

La asociación cultural Amigos de Écija va a presentar en la delegación territorial de Sevilla de la Consejería de Cultura de la Junta, sendos escritos solicitando la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para los dos últimos conventos de clausura que quedan en Écija, el de Santa Florentina y el convento de Santa Inés.

El primero está ocupado por las monjas dominicas y el segundo por monjas clarisas. Son las últimas congregaciones que quedan en Écija después de que en el último año hayan abandonado la ciudad hasta tres comunidades: las Filipensas, las Marroquíes y las Teresas.

Amigos de Écija quiere que los dos conventos que quedan sean catalogados como monumentos. En concreto, solicita que se inicie el procedimiento oportuno para su inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía, como Bien de Interés Cultural, y adscribir a dichos inmuebles los bienes muebles “por constituir parte esencial de la historia de dichos edificios”.

Con la inclusión en el catálogo de bienes protegidos de los bienes muebles que se encuentran en ambos conventos, Amigos de Écija quiere evitar la posible salida del municipio de enseres, como ha ocurrido este mismo mes con el abandono del convento de San José por las monjas carmelitas de las Teresas.

Además, la asociación cultural pide establecer una zona de protección al entorno de ambos conventos. En su petición, recuerdan que el de Santa Florentina “se tiene por el más antiguo de Écija, y también por ser uno de los primeros que existieron en Andalucía” de la orden Dominica; mientas que del Real Monasterio de Santa Inés del Valle,  de las monjas clarisas, se sabe que hospedó a la reina Isabel la Católica cuando estuvo recaudando fondos para la conquista del reino nazarí de Granada.