enero 19, 2022
El tiempo
Sociedad

La Policía se forma en primeros auxilios y adquiere un desfibrilador

Un total de 36 agentes de la Policía Local de Écija han realizado un curso de Soporte Vital Básico y de Desfibrilación para la atención en primeros auxilios. Además, la Policía Municipal ha adquirido un desfibrilador automático, donado por una empresa local.

“Aunque no seamos sanitarios, en muchas ocasiones nos comunican emergencias sanitarias y, ya que en algunas llegamos antes que los sanitarios, es imprescindible la actuación en esos primeros minutos de una pérdida de consciencia, vitales para salvar la vida de una persona”, explican los agentes.

En el mismo sentido, el concejal de Seguridad Ciudadana, Carlos Onetti (PP) explica que “actuar con la máxima rapidez ante un problema cardiaco grave puede ayudar a salvar una vida y en muchas emergencias de este tipo el Cuerpo de la Policía Local es la que puede y suele llegar con más rapidez”.

“Los policías locales son los primeros en recibir llamadas de emergencia y los primeros que suelen llegar antes incluso que los servicios sanitarios, así que creemos de vital importancia la preparación en el uso del desfibrilador”, añade Onetti, que destaca que el curso de formación y la adquisición del desfibrilador son “una iniciativa de los propios policías locales”.

El desfibrilador portátil servirá para que “las patrullas puedan atender las urgencias en situaciones de paro cardíaco como unidad de primera intervención y hasta que llegue la ambulancia del servicio de atención médica urgente”, según el edil popular. El aparato ha costado alrededor de 1.200 euros, que ha pagado la empresa local Nevaluz.

El gerente de la firma colaboradora, Javier Yélamo, afirma que “recibimos la llamada para colaborar en comprar de forma desinteresada el desfibrilador y en el momento vimos en qué consistía y nos sorprendimos al buscar información y comprobar que  al año se producen 18.000 muertes por infartos”.

“Vimos la eficacia que esta herramienta podía permitir a la hora de llegar rápido y de una actuación igualmente rápida en una emergencia, y vimos claro que la inversión era mínima para los grandes beneficios que procura”, señala Yélamo.

Según el gerente de la empresa mecenas de esta iniciativa, casi la mitad de las muertes por cardiopatía “se pueden evitar con una rápida intervención, y por eso nos hemos involucrado enseguida, siguiendo la responsabilidad social de la empresa, que apuesta por poner un granito de arena en la labor social”.