diciembre 5, 2021
El tiempo
Política

García Ostos promete un plan de inclusión y ayudas a entes sociales

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Écija, David García Ostos, se ha comprometido a poner en marcha un plan integral de inclusión social que coordine todas las ayudas en la materia y a ayudar a las entidades sociales de la ciudad proporcionándoles sedes, entre otras cuestiones.

Ambas medidas, que el alcaldable del PSOE ha prometido que serían inmediatas “si el próximo gobierno local es socialista”, son las dos prioridades de un programa social que García Ostos quiere que se caracterice “por la transversalidad y la participación”.

“Los actores sociales deben participar activamente de las decisiones que se toman desde el Ayuntamiento”, señala el candidato socialista, “y los que entienden de la materia deben participar y aconsejar a los responsables municipales” a través de un consejo local de la discapacidad, según García Ostos, que acusa al PP de no recurrir a ese órgano consultivo y de “desmantelar el estado del bienestar con la coartada de la crisis”.

En este sentido, García Ostos propone que un plan integral de inclusión coordine “todos los recursos sociales que existen de distintas administraciones y de muchas entidades asociativas que hacen una labor impagable”. Ese trabajo coordinado puede “tener mayor eficacia en la ciudad para ayudar a familias y personas en peligro de exclusión social”.

El cabeza de lista del PSOE sostiene que es fundamental una política social “desde todos los ámbitos del Ayuntamiento, no solo las políticas sociales”. “Las actividades deportivas, de ocio, de tiempo libre, eventos que existen y que cuando se organicen desde el Ayuntamiento deben dar cabida a personas que tengan alguna discapacidad o estén en riesgo de exclusión social”.

García Ostos también se ha comprometido a convocar las subvenciones para entidades sociales locales y a consolidar una colaboración con estas, que incluya la cesión de espacios municipales para su uso como sedes, y a abordar “un modelo de ciudad”. “Écija tiene que ser una ciudad amable y transitable y las barreras arquitectónicas tienen que desaparecer para que todos los que vivimos aquí nos sintamos a gusto”, sentencia.