diciembre 6, 2021
El tiempo
Sociedad

Afectados por las riadas critican desatención de las administraciones

Los cerca de 20 afectados por las inundaciones de diciembre de 2010 que han denunciado a la administración se sienten “desatendidos y desamparados” tanto por el Ayuntamiento de Écija como por la Junta de Andalucía y por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), que depende del Gobierno central.

Estos vecinos, que sufrieron las seis inundaciones que hubo en Écija en diciembre de 2010, culpan de las mismas a las administraciones, a las que consideran responsables de las riadas. En concreto, señalan al Ayuntamiento de la ciudad, al que denunciaron por la vía administrativa al entender que “existe un mal funcionamiento de la administración”, en palabras de Fernando Osuna, abogado de los afectados.

Osuna apunta que el procedimiento se sigue en la Audiencia Nacional tras declararse incompetente el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). “Ya han contestado a la demanda y el próximo trámite será el de las declaraciones de los peritos expertos en aguas”, añade el abogado.

Los afectados se quejan de que la Junta de Andalucía “defiende que la competencia para resolver el procedimiento de responsabilidad patrimonial corresponde a la Administración del Estado, y que era el Ayuntamiento de Écija el competente para el mantenimiento y limpieza del arroyo al discurrir por el casco urbano”.

“Asimismo defiende que existe fuerza mayor porque las lluvias de diciembre de 2010 fueron excepcionales”, señala Osuna. “Por su parte, el Ayuntamiento de Écija únicamente alega que la competencia para el mantenimiento de cauces de ríos y arroyos es de la Comunidad Autónoma”, mientras que “la Confederación Hidrográfica indica que la  Junta de Andalucía era quien en el momento de producirse las inundaciones gestionaba materialmente la cuenca hidrográfica del Guadalquivir en el territorio andaluz, por lo que sería ella la responsable” de las inundaciones de diciembre de 2010.

Los afectados sostienen que las aguas de las lluvias caídas en Écija en esos días “no colman la capacidad de encauzamiento del arroyo Argamasilla” y que se redujo considerablemente el cauce de este por no estar terminado, además de que la obstrucción del arroyo “provocó el suceso”.

Los vecinos afirman tener datos que prueban que las inundaciones de diciembre de 2010 se deben a que el arroyo Argamasilla no estaba limpio. Los afectados reclaman indemnizaciones tanto por daños morales como en su patrimonio.