diciembre 6, 2021
El tiempo
Sociedad

La CHG resucita la presa de San Calixto para evitar riadas en Écija

La construcción del embalse de San Calixto, entre las provincias de Córdoba y Sevilla, es una de las prioridades en el plan hidrológico de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), que considera esta actuación como una de las posibles soluciones a las inundaciones en Écija por crecidas del río Genil.

En una reciente entrevista con Europa Press, el presidente de la CHG, Manuel Romero, ha incluido la presa de San Calixto dentro de la planificación hidrológica vigente, cuya revisión comenzó poco después de su aprobación en mayo de 2013, debido al “absolutamente insostenible” retraso.

La construcción de nuevas infraestructuras se incluye en la programación por el hecho de que dentro del plan de cuenca solo está regulada el 53% de la misma, un porcentaje que, pese a todo, supone una regulación razonable en relación con otras comarcas y permite que en épocas de sequía, como la sobrevenida en el periodo 2010-2011, se pueda atender la demanda del regadío con cierta capacidad.

Según la CHG, la más regulada es la margen derecha del Guadalquivir, donde “casi todos los afluentes cuentan con un embalse o dos”, mientras que en la izquierda se concentra la parte que no se regula cuando llueve, con “mucho terreno” desde el embalse de Iznájar, donde desagua la cabecera del río Genil y la zona de Sierra Nevada-Granada, hasta Palma del Río (Córdoba).

En este sentid, el objetivo de la presa de San Calixto es controlar la llegada de agua a Écija y otras localidades, con lo que se prevendrán las inundaciones por la crecida del río Genil. Su construcción está prevista aguas abajo de Puente Genil, en el punto que delimita las provincias de Córdoba y Sevilla.

La presa de San Calixto es un embalse de regulación en aguas del río Genil que ya fue señalado como prioritario en 2007. A mediados de 2011, la entonces ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, aseguró que la presa estaba “declarada de interés general y dentro de las prioridades del ministerio”, y apuntó que los técnicos “están estudiando la mejor solución para llevarla a cabo y cómo realizarla”.

Aguilar reconocía entonces que el proyecto había cobrado más importancia tras las inundaciones de finales de 2010 en Écija y en otros municipios de la cercana provincia de Córdoba. Además de evitar las inundaciones, el embalse de San Calixto permitiría poner en regadío miles de hectáreas de terreno, según el Ministerio de Medio Ambiente.