febrero 25, 2021
El tiempo
Sociedad

El director de la escuela taurina aclara que se va voluntariamente

El ya ex director de la Escuela Municipal de Tauromaquia, Pepe Luis Vargas, ha asegurado que su despido ha sido acordado con el Ayuntamiento de Écija ante la paulatina falta de alumnos en la escuela, que Vargas atribuye a la crisis.

“Quiero dejar bien claro que la decisión de irme ha sido mía”, afirma el ex matador, que añade que el Gobierno local (PP-PA) le ofreció otro puesto de trabajo en el Ayuntamiento, que Vargas rechazó “porque lo que he hecho toda mi vida es torear y no sabría hacer otra cosa ni va con mi forma de ser”, reconoce.

El maestro de toreros revela que va a apoderar a un novillero de la localidad jienense de Alcalá la Real, Manuel Ocaña ‘El Sombrerero’, un nuevo reto con el que Vargas se muestra ilusionado. “Tengo 55 años y creo que es buena hora para empezar un nuevo ciclo”, dice.

Sobre la escuela taurina, Pepe Luis Vargas explica que “la crisis también nos ha afectado”. “Una novillada cuesta 12.000 euros, una vaquilla, 350, y cuando no hay dinero no se pueden hacer novilladas, y los niños, cuando no torean, porque no se puede, se aburren y van abandonando”, relata.

Vargas apunta que, como director de la escuela taurina, siempre ha tenido el apoyo de todos los partidos que han pasado por el gobierno – PA, PSOE, IU y PP – y ha concluido felicitando al actual equipo de gobierno por la compra de la plaza de toros, “un acierto que se tenía que haber hecho hace muchísimo tiempo”, concluye.