marzo 5, 2021
El tiempo
Política

Luz verde al traslado de los talleres ocupacionales de Prodis

El traslado de los usuarios del centro ocupacional de Prodis ya es una realidad. Así lo asegura la concejala de Bienestar Social y Familia del Ayuntamiento de Écija, Rosario Díaz (PP), que añade que la mudanza al antiguo aulario del colegio Calvo Sotelo se podrá hacer efectiva una vez se adapte el edificio a las necesidades de los usuarios de Prodis.

Aunque no hay fecha para ello “el traslado a la calle Rodríguez Marín ya ha dejado de ser un proyecto”, enfatiza Díaz, que matiza que será necesario remodelar el edificio, para eliminar barreras arquitectónicas, básicamente, antes de que pueda acoger a las personas con discapacidad a las que atiende el patronato.

Los talleres ocupaciones de Prodis se llevan a cabo en las instalaciones de la empresa de Desarrollo, Sedesa, donde se trasladaron hace ya ocho años de manera provisional, con la vista puesta en ubicarlos en otro aulario vacío, el de la calle Azacanes. Finalmente, se decidió llevarlos al aulario del colegio Calvo Sotelo en la calle Rodríguez Marín, vacío tras la construcción de nuevas aulas en el centro escolar.

“Se trata de unas instalaciones más adecuadas en cuanto a espacio, ya que cuenta con una superficie construida en la planta baja de 373,95 metros cuadrados, 315 en la primera planta y 315 en la segunda”, explica la concejala popular, que destaca “el gran esfuerzo y la inversión por parte del Ayuntamiento de Écija para adaptar el edificio a los usuarios”.

El director de Prodis, Manuel Martín, recuerda que la sede de los talleres en Sedesa “era provisionalmente para un año; y no son las instalaciones adecuadas para atender a los 70 usuarios que hay”, personas con discapacidad de entre 16 y 65 años.

En su nueva ubicación en Rodríguez Marín, Prodis va a tener “entre cuatro y cinco veces más espacio, lo que va a evitar problemas de conducta entre usuarios, y nos va a permitir el desarrollo de talleres que antes, por problemas de espacio, no se podían llevar a cabo”, relata el director del patronato, que apunta que “el taller más pequeño es de 43 metros cuadrados”. “Además, por el sitio en el que se encuentra el edificio, en el centro de la ciudad, vamos a tener todo a mano y poder trasladarnos a pie”.