octubre 21, 2021
El tiempo
Deportes

No hay quinto malo

Tres puntos más. Quizá no fue el día más lúcido de los chavales de Javi López, pero sin duda el resultado y la victoria ante la Lebrijana es lo que importaba. Sobre todo para afrontar el transcendental choque del domingo por la mañana en el polideportivo municipal del Valle frente al AD Nervión, un rival directo.

El partido estuvo totalmente controlado de principio a fin por los azulinos, pero faltó puntería en las dos oportunidades más claras en la primera parte, una de Iván Martos y la otra de Juan Ramón. Hubo que esperar a la segunda mitad para que, en una triangulación perfecta de las suyas, Adrián Delgado y el pequeño goleador Iván hicieran suspirar de alivio al banquillo y al abarrotado graderío local.

Para el segundo suspiro de alivio hubo que esperar al pitido final. A pesar de que los ecijanos seguían llegando a la portería rival y que incluso el fino centrocampista Adrián Delgado marró un penalti, hubo que sufrir en exceso más que nada por lo incierto del resultado.

El conjunto lebrijano no llegó a inquietar al guardameta Arti y solamente la pesadez del terreno de juego por la lluvia caída sobre la ciudad, hicieron que se esperara el pitido final con ganas de pasar la página de un partido previo al importantísimo encuentro frente al AD Nervión, del que un solo punto separa a los discípulos de Javi López. Si se gana el domingo, los juveniles del Écija dependerían de sí mismos para ganarse el derecho a jugar el ascenso a la Liga Nacional de Juveniles.


FOTO: Tomás Martín (ARCHIVO)