mayo 14, 2021
El tiempo
Sociedad

Malestar cofrade por la actuación del cuarteto de Carnaval

La actuación del cuarteto ‘Los que se lo encontraron en un huerto y se lo llevaron muerto’ en el teatro municipal los pasados carnavales ha molestado al Consejo General de Hermandades y Cofradías de Écija que, en un comunicado, ha mostrado “su más absoluto malestar” por lo que consideran “una desafortunada imitación”, de imágenes cofrades.

El Consejo de Hermandades rechaza el atuendo, “imitando hasta el más mínimo detalle a Imágenes Sagradas que procesionan en nuestra Semana Santa y que gozan de gran devoción y fervor en nuestra Ciudad”, la puesta en escena “e incluso las letras” del cuarteto, que parodiaba el episodio bíblico del prendimiento de Jesús.

“En su conjunto tenemos que manifestar que su actuación era claramente ofensiva para cualquier cristiano en general, y muy particularmente, para los miembros de nuestras hermandades, y ante esto el Consejo de Hermandades no puede permanecer pasivo”, apuntan en su comunicado.

“Entendemos que el Carnaval es fiesta propia para el divertimento e incluso para el exceso”, concede el Consejo de Hermandades de Écija, “pero esa tolerancia no puede ser, en ningún modo, aprovechada para realizar ofensas directas contra los creyentes de una religión”, se quejan, “ni puede significar que tengamos que aguantar, sin la más mínima reacción, ataques tan furibundos a nuestros más profundos sentimientos”.

El Consejo de Hermandades considera, por ejemplo, que es ofensivo para los católicos “representar la imagen de Cristo con un pañal”. “Eso únicamente sirve para ofender a personas que no se lo merecen por el simple hecho de ofenderlas”, añade la junta superior del consejo cofrade que, incluso, plantea la posibilidad de que la actuación del cuartero carnavalero “puede ser constitutiva de delito”.

Carnavaleros cofrades. El Consejo de Hermandades también se muestra preocupado porque componentes del grupo carnavalero son miembros de hermandades ecijanas. “Esto nos lleva a pensar que algo debemos de estar haciendo mal”, se autocritíca la junta superior, “cuando de nuestro propio seno, emergen personas dispuestas a atacar nuestras más arraigadas creencias con una falta total y absoluta de respeto para sus propios hermanos”, lo que el Consejo de Hermandades entiende como “un toque de atención importante que nos llevará a revisar nuestros programas de formación para definitivamente inculcar a nuestros hermanos los valores más elementales de nuestra confesión, y principalmente, el escrupuloso respeto a nuestras propias convicciones”.