octubre 24, 2021
El tiempo
Sociedad

La empresa de la piscina municipal despide a 6 de sus 14 empleados

La empresa que gestiona las piscinas municipales de La Alcarrachela, Altamarca Gestión Deportiva, ha despedido a seis de los catorce trabajadores que subrogó hace más de cinco meses, en septiembre, tras ganar el concurso público en el que una de las condiciones era que asumiera ese personal, de la anterior adjudicataria.

Según publica Diario de Sevilla, que cita fuentes del enlace sindical de los trabajadores, la empresa justifica el despido de más del 40% de su plantilla en razones económicas, e indemniza a los despedidos con 20 días por año trabajado. Sin embargo, los responsables sindicales aseguran que la empresa mezcla datos de los resultados de un gimnasio, totalmente privado, “que ha tenido abierto hasta hace poco uno de los socios de la empresa que se ha hecho cargo del servicio con los del complejo municipal”, algo que consideran irregular y que anuncian que van a denunciar.

Otra de las denuncias del enlace sindical es que, desde que esta empresa se hizo cargo de la gestión de la piscina y el gimnasio de La Alcarrachela, la plantilla ha aumentado en nueve personas, de 14 a 23, sin que el despido afecte a los trabajadores recién llegados; también apunta la representación sindical que los despidos llegan tras negarse el personal a una reducción de jornada “para dar cabida a tres personas más que procederían de ese otro gimnasio”.

El comité de empresa afirma que ha puesto en conocimiento de los concejales de Deportes, Antonio Cruz (PA), y de Personal, Silvia Heredia (PP), lo ocurrido y han solicitado una entrevista con el alcalde, Ricardo Gil-Toresano (PP).

Asumir al personal “universitario”. La empresa Altamarca Gestión Deportiva S.L. firmó a primeros de septiembre pasado el convenio para la explotación de la piscina pública cubierta y la piscina de verano de La Alcarrachela, tras ganar un concurso al que se presentaron otras dos sociedades. El plazo de duración de la concesión es de cuatro años prorrogables, según el Ayuntamiento, en los que la empresa debe abonar un canon de 148.377 euros.

Tal y como publicó en su día el Ayuntamiento, “la nueva empresa adjudicataria adquiere el compromiso de, a cambio, ofrecer los servicios en las mejores condiciones posibles, así como la subrogación de los trabajadores existentes con titulación universitaria, un plan de mantenimiento, conservación y limpieza, y la ejecución del proyecto de gestión”.