mayo 15, 2021
El tiempo
Sociedad

El párroco de Santa Cruz, hijo adoptivo de Écija

El Ayuntamiento de Écija nombra hijo adoptivo al cura de la parroquia mayor de Santa Cruz, Antonio Pérez Daza. La ceremonia de distinción está prevista para el sábado, 9 de febrero, a las 12.00 horas en el palacio de Benamejí.

La distinción honorífica al párroco de Santa Cruz fue aprobada por el pleno del Ayuntamiento de Écija el pasado mes de octubre, a propuesta de la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letras Luis Vélez de Guevara, que inició en 2007 una recogida de firmas entre las hermandades y cofradías, los centros escolares y las asociaciones locales.

La academia opina que Pérez Daza merece ser nombrado hijo adoptivo de la ciudad en la que vive desde hace cuarenta y cinco años no sólo por su labor sacerdotal sino sobre todo por haberse convertido en “un elemento dinamizador de la cultura local”.

Entre los méritos que la Real Academia Vélez de Guevara observa en el párroco de Santa Cruz están el haber creado el Orfeón Astigitano Virgen del Valle en los años 80 del pasado siglo, haber emprendido la rehabilitación de la iluminación de la parroquia mayor de Écija y haber impulsado la creación del museo de arte sacro de Santa Cruz hace cerca de diez años.

Antonio Pérez Daza es natural de Cantillana (Sevilla), donde nació en mayo de 1942. Estudió Humanidades, Filosofía y Teología e ingresó en el Seminario Menor de Sanlucar de Barrameda en 1955, continuando sus estudios en el Seminario Metropolitano de San Telmo en Sevilla. En 1967 es ordenado sacerdote y llega a Écija, donde ha sido cura párroco de las iglesias de San Gil, San Juan Bautísta, El Carmen y, desde 1981, de la parroquia mayor de Santa Cruz.

El nuevo hijo adoptivo de Écija también ha sido profesor de religión en el instituto de secundaria San Fulgencio y director espiritual de distintas hermandades y cofradías. Desde 1989 es académico numerario de la Vélez de Guevara.