octubre 25, 2020
El tiempo
Política

La plantilla de Urbanismo acepta rebajar en un millón los salarios

Los trabajadores de la Empresa Municipal de Urbanismo (EMU) y el Gobierno local de Écija (PP-PA) han pactado una rebaja salarial de más de un millón de euros anuales y una nueva distribución de los salarios de la plantilla de esta empresa municipal, en concurso de acreedores desde el pasado mes de abril.

De los 2,5 millones que recibía al año Urbanismo para sueldos y seguros sociales, se pasa ahora a 1,3. Los salarios de los trabajadores se equiparan a los de los funcionarios. De esta manera, según el concejal de Hacienda, Rafael Serrano (PP), se asegura el futuro de la empresa y la eficacia a la hora de prestar servicios.

“Se firma un pacto de continuidad de las nóminas de cada trabajador para que la empresa sea viable y se firma una equiparación con los funcionarios”, resume Serrano, que señala que el acuerdo “es un paso fundamental para la unificación de las empresas municipales en una sola”.

Serrano reconoce que el ajuste salarial “es un sobreesfuerzo que pide el administrador concursal para que la EMU tenga viabilidad”, en los meses previos a la sustitución de toda la administración periférica en Ecijanova, la nueva empresa de servicios que ultima el equipo de gobierno y que se espera que empiece a funcionar a primeros de febrero de 2013.

En este sentido, Serrano apunta que lo firmado son “las cuantías económicas que en la futura empresa van a percibir cada uno de los trabajadores en función de su puesto de trabajo con equilibrio salarial y para  corregir el desequilibrio retributivo actual”.

Esa nueva distribución del dinero que el administrador concursal de la EMU estima disponible para pagar los sueldos, tiene como objetivo equilibrar los pagos “para que sea posible pagar las nóminas”, explica el concejal del PP, que defiende “la moderación salarial” para corregir los desequilibrios en los sueldos de la plantilla de la EMU.

El edil agradece igualmente el esfuerzo de los trabajadores para sacar a la empresa de su situación actual de quiebra “porque pagan una crisis que no tendrían por qué sufrir”, reconoce.