septiembre 18, 2020
El tiempo
Sociedad

Detenidos los presuntos ladrones de varios cortijos en Écija

La Policía Nacional ha detenido a cinco personas en Écija por su presunta participación en robos en cortijos y fincas de la zona cometidos en el intervalo de una semana. Cuatro han sido arrestados por un presunto robo con fuerza, y otro por una simulación de delito.

El primero de los detenidos fue identificado al intervenir los agentes de la comisaría de Écija una furgoneta que había sido utilizada para cometer un hurto en una finca agrícola de la ciudad. Para sorpresa de los agentes, el propietario del vehículo y supuesto implicado en el delito se personó en una comisaría de Sevilla para interponer la denuncia al creer que habían sustraído su vehículo cuando realmente había sido intervenido, momento en que los agentes procedieron a su detención en las mismas dependencias policiales pasando el mismo posteriormente a disposición judicial.

Los otros cuatro detenidos circulaban en el interior de un vehículo cuando fueron interceptados por la policía, que comprobó que el maletero del coche se encontraba cargado de enseres. Los agentes verificaron que esa misma noche se habían producido varios robos en cortijos de la zona de los que habían sustraído numerosas herramientas, mangueras y garrafas de gasóleo, casualmente los enseres que los ocupantes del vehículo llevaban consigo, por lo que fueron detenidos en el acto por su supuesta participación en estos hechos delictivos.

Delitos cometidos en una semana. El repunte de este tipo de delitos en una localidad como Écija – “los hechos transcurrieron en menos de una semana”, señala la policía – indicaba que los efectos sustraídos, en su mayoría aperos y herramientas de labranza, “estaban teniendo una rápida y cómoda salida en el mercado negro”.

La policía investigó entonces las posibles vías de salida para este material robado. Las primeras diligencias señalaron hacia un establecimiento en el municipio de La Luisiana, afirma la policía, que registró el local y comprobó la presencia de una gran cantidad de instrumentos de labranza de los que el propietario no pudo justificar su adquisición.

Por el momento, los objetos no han sido intervenidos, pero las investigaciones continúan a fin de demostrar la procedencia ilegal de estas herramientas para ser devueltos a sus legítimos propietarios.