septiembre 18, 2020
El tiempo
Sociedad

Muere un vecino de Écija tras ingerir 40 bolas de hachís

Un hombre de 57 años, vecino de Écija, murió el pasado 16 de julio como consecuencia de una obstrucción abdominal tras haber ingerido 430 gramos de hachís en 40 bolas. J.M.A.O., sobrino del fallecido, de 32 años, y un amigo, J.P.A., lo trasladaron al centro de salud de Almodóvar del Río (Córdoba), en lugar de llevarlo a un hospital, pese a que el estado del fallecido era crítico.

Presuntamente, cuando conocieron la noticia de la muerte de este hombre, ambos abandonaron el ambulatorio sin identificarse ni cumplimentar trámite alguno. Por eso, la Guardia Civil los ha detenido como supuestos autores de un delito de homicidio imprudente y otro contra la salud pública.

Según informa el Instituto Armado a través de un comunicado, el fallecido, tras sentirse indispuesto y sufrir fuertes dolores abdominales, le pidió a un sobrino suyo, el ahora arrestado, que lo trasladara a un hospital.

No obstante, el joven, en compañía de un amigo, lo transportó al centro de salud de Almodóvar del Río, a pesar de que éste dispone de menos recursos técnicos que el hospital comarcal de Écija, contraviniendo así, además, las indicaciones formuladas por el primer médico que atendió a su tío, un facultativo particular de la localidad cordobesa de La Carlota.

El hombre falleció como consecuencia de una grave obstrucción intestinal. La Guardia Civil abrió una investigación porque el personal facultativo no acreditó que la muerte se produjo por causas naturales y porque las personas que acompañaron al difunto al centro de salud se marcharon sin identificarse.

Cuando le realizaron la autopsia, se pudo comprobar que había ingerido 430 gramos de hachís en 40 bolas, por lo que se iniciaron las pertinentes pesquisas. Los agentes lograron contactar con el sobrino del fallecido que, tras el sepelio, se había marchado unos días fuera de España.

El joven se personó quince días después del suceso en las dependencias de la Guardia Civil y fue detenido tras incurrir en numerosas contradicciones. Ante los investigadores, apuntó que un amigo suyo le acompañó cuando llevó a su tío al centro de salud, por lo que los efectivos procedieron también a su arresto, como presunto autor de los mismos delitos. Los agentes han dado por concluidas las diligencias, que han sido puestas a disposición judicial.