septiembre 22, 2020
El tiempo
Política

Isla Redonda se niega a desaparecer ante el temor de perder servicios

El anteproyecto de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que elabora el Gobierno de Mariano Rajoy ha unido a las cerca de 4.000 entidades autónomas locales (ELAs) de España contra la idea de su disolución. Las ELAs han convocado una manifestación el 10 de septiembre en Madrid.

De las tres ELAs que hay en la provincia de Sevilla, Isla Redonda, que depende de Écija, es la más pequeña. No llega a 500 habitantes, muy lejos de los 2.200 de El Palmar de Troya, que depende de Utrera, y de los más de 1.600 de Marismillas, de Las Cabezas de San Juan. Los alcaldes de las tres entidades autónomas, los tres del PSOE, rechazan los argumentos que da el Gobierno central, entre ellos el ahorro, para plantear la disolución de estas entidades.

El alcalde de Isla Redonda, José Luis Cejas – en la foto, a la derecha, junto con el alcalde de Écija, Ricardo Gil-Toresano (PP) -, afirma que su lucha contra el proyecto del Gobierno es la de David contra Goliat, “pero vamos a pelear para que la iniciativa no siga adelante”. Para Cejas, “la excusa que ponen para ahorrar es una falacia; somos autosuficientes”.

Afirman estos alcaldes que sus vecinos no quieren perder la calidad de vida ganada desde que se independizaron de sus ayuntamientos matrices, ya que ahora tienen muchos más servicios y no se tienen que desplazar para solucionar el papeleo administrativo, algo que temen tener que hacer si quitan las ELAs.

En el caso de Isla Redonda, además, los accesos por carretera no son precisamente buenos, una circunstancia que puso de manifiesto el propio PP de Écija durante la campaña de las pasadas elecciones municipales, cuando también lamentó que a los vecinos de la ELA les faltara “fácil acceso a una atención sanitaria, para la que se tienen que desplazar a Herrera o a Écija”.