junio 21, 2019
El tiempo
Sociedad

Unos 20 vecinos demandan a su banco “por engañarles”

Alrededor de veinte vecinos de Écija y su comarca, que habían suscrito participaciones preferentes entre 20.000 y 160.000 euros con su banco, han demandado a este, al considerarse engañados tras haber visto reducidos sus ahorros a más de la tercera parte, según el abogado de los denunciantes, Fernando Osuna.

Asegura el letrado (en la foto) que estos vecinos “constituyeron un depósito a plazo fijo en la entidad por importes considerables, que respondía a sus deseos de no arriesgar el dinero del que disponían”, afirma Osuna, que pone de relieve “las avanzadas edades” de sus clientes, que “estaban interesados en mantener sus ahorros, buscando algo de rentabilidad, pero sin arriesgar el capital”.

Antes del vencimiento de sus depósitos, estas personas reciben la oferta del director de la sucursal bancaria de “una especie de depósito mejor que los que tenían hasta entonces contratados, recomendándoles que lo suscribieran puesto que, en palabras del director, también estaba totalmente garantizado y le ofrecería algo más de rentabilidad que el depósito a plazo fijo, además de que cobrarían intereses todos los trimestres, pudiendo rescatarse el dinero en cualquier momento”.

Siempre según la versión del abogado, el director bancario “les dijo que no había ningún problema, que se trataba de un producto que podrían rescatar en cualquier momento y que no tenía riesgo de pérdida alguna”, asegura Osuna, ante lo que los clientes suscribieron estas participaciones.

Destaca el abogado ecijano que el perfil común de los afectados es el de personas que “apenas tienen estudios primarios, ninguno ha trabajado en el sector bancario o financiero, carecen de conocimientos y experiencia en materia de inversión y desconocen los productos de inversión y sus riesgos, además de que no entendían, ni entienden ahora, los conceptos técnicos de los que habla el documento suscrito”.

En opinión de Osuna – que ya hizo pública la denuncia de unos ancianos mayores de 80 años por este mismo motivo – “se ha producido una clara vulneración de la Ley General Para la Defensa de Consumidores y Usuarios, que exige que las cláusulas contractuales se ajusten a la buena fe y al justo equilibrio entre los derechos y las obligaciones de las partes contratantes”. Esa falta de información genera “un vicio esencial del consentimiento que da lugar a la nulidad del contrato procediendo el restablecimiento de la situación anterior a la suscripción de dichas participaciones preferentes, debiendo ser devueltas  las cantidades depositadas, más los intereses”, reclama el abogado.